Caracteristicas El elefante africano

Tema en 'Mascotas y Animales' iniciado por Caperucito, 13 Mar 2010.

  1. Caperucito

    Caperucito New Member

    Nombre científico : Loxodonta africana

    Familia : Elefántidos

    Orden : Proboscídeos

    Clase : Mamíferos

    Identificación : El elefante africano se distingue del asiático por su frente menos abultada, sus orejas de mayor tamaño, su lomo más recto, su trompa terminada en dos apéndices digitiformes y sus pies posteriores con sólo tres pezuñas.

    Tamaño : Longitud cabeza-cuerpo, 3,5-6 m; altura en la cruz, 2.5-4 m.

    Peso : De 2,4 a 3,5 toneladas (hembras y de 4 a 6,3 toneladas (machos); peso récord, 9 toneladas.

    Distribución : Discontinua en el África subsahariana.

    Hábitat : Muy variado: pluvisilvas y otros bosques, sabanas, zonas pantanosas, arbustos espinosos e incluso desiertos.

    Alimentación : Vegetariano no rumiante; se alimenta de hierbas fibrosas, raíces, tallos, hojas, cortezas, frutos.

    Reproducción : Por lo general, una cría por camada tras unos veintidós meses de gestación.




    EL ELEFANTE



    Con una altura en la cruz que puede alcanzar los 4 m y un peso que a veces supera las 6 toneladas, el elefante africano es el mayor vertebrado terrestre.


    Esta especie forma unidades familiares de tipo matriarcal, vinculadas entre sí -y con los grupos de machos temporalmente- mediante complejas estructuras, cuya cohesión se asegura, incluso a grandes distancias, mediante la comunicación por infrasonidos. Gracias a su gran movilidad y a su insaciable apetito, el elefante ha dado forma al paisaje y la ecología de África; pero hoy, cuando la especie ha perdido más de la mitad de los efectivos que tenía hace dos décadas y, prácticamente, ha quedado confinada a los parques nacionales y reservas, parece estar apunto de perder su papel fundamental en la biodiversidad del continente.




    ANATOMIA DEL ELEFANTE AFRICANO



    El mayor vertebrado del planeta


    El elefante posee unos rangos anatómicos inconfundibles, destacando su trompa -que es flexible, prensil y está dotada de una gran capacidad para aspirar agua-, sus defensas -comúnmente llamadas “colmillos”- y sus enormes orejas, que recuerdan el mapa de África.



    Cráneo


    Enorme y proporcionalmente corto, con los huesos muy engrosados y aligerados por numerosas cavidades aéreas.



    Orejas


    Mucho mayores que las del elefante asiático, pueden medir hasta 2 m de altura y 1,5 de anchura.
    Además de su utilidad obvia en la audición, las orejas participan en las actitudes de amenaza; para disuadir a un potencial enemigo, el elefante las despliega totalmente, al tiempo que bambolea la cabeza. El elefante también utiliza las orejas para abanicarse, permitiendo así la irradiación de las calorías excesivas.



    Cabeza


    Grande y ahusada, con ojos pequeños que acaso denotan una visión deficiente.



    Defensas


    Rectas o curvadas hacia dentro y dirigidas hacia arriba en el extremo; mayores en los machos que en las hembras.
    Bien visibles en ambos sexos, a diferencia del elefante asiático cuyos machos son los únicos que suelen tener unas defensas bien visibles, las defensas crecen continuamente y corresponden a los incisivos. Están compuestas casi por entero de marfil, una combinación de dentina, cartílago y sales cálcicas.



    Patas


    Largas, rectas y en forma de columna, terminan en unos pies circulares ensanchados en la base.
    En el límite de una adecuada locomoción, las extremidades del elefante son columnares y escasamente articuladas, lo que impide el salto o el galope. Pese a ello, es capaz de desplazarse a una velocidad media de 4-6 km/h o de mantener durante un corto trecho hasta 40 km/h cuando carga o las raras veces que huye. También es capaz de ascender por laderas empinadas y de nadar con gran destreza, utilizando a veces la trompa como tubo respirador para atravesar ríos de gran anchura.



    Dedos


    Incluidos en el seno de un tejido fibroadiposo, no pierden su independencia ósea, lo que permite una gran movilidad y sensibilidad de las almohadillas plantares, y una gran adaptación a las irregularidades del terreno.



    Trompa


    Tiene 50.000 músculos y, a diferencia del elefante asiático, posee dos apéndices digitiformes en el extremo con unos pelos diminutos en cada punta.
    Compuesta por miles de haces musculares, sirve de “mano” para estirar matas de hierba, arrancar la corteza de un árbol o llevarse la comida a la boca. La trompa es también un “brazo” vigoroso, capaz de descargar mazazos contra los enemigos o levantar a una cría encallada en el barro. Y no sólo es prensil y táctil, ya que con ella el elefante puede respirar, oler, beber, ducharse, manifestar su excitación sexual…



    Planta del pie


    Cubierta de un epitelio silenciador y antiderrapante, impide con su gran superficie que el animal se hunda en los terrenos blandos.



    Tronco


    Relativamente corto debido a la ley del puente, según la cual el aumento de la longitud de las patas es inversamente proporcional al de la distancia entre las cinturas pélvica y escapular.



    Piel


    Casi desnuda y carente de glándulas sudoríparas y sebáceas; pese a ser rugosa y gruesa, no carece de sensibilidad.
     

Compartir esta página