Fernando de Rojas Biografía

Tema en 'Literatura' iniciado por Laura Gonzales, 7 Jun 2013.

  1. Laura Gonzales

    Laura Gonzales New Member

    Fernando de Rojas es generalmente reconocido como el autor, o, posiblemente, el co-autor de una obra literaria conocida popularmente como Celestina. La obra fue un éxito de ventas inmediato en España cuando primero apareció en la impresión en 1499, y fue rápidamente traducido a otras lenguas europeas: por 1.525 versiones estrechas o sueltas existían en italiano, francés, alemán e Inglés, a mediados de siglo la Listado ampliado al hebreo (ahora perdido) y holandés. En 1640, cuando la obra se incluyó en el Índice de libros prohibidos por la Iglesia Católica Romana, por segunda vez, más de noventa ediciones en español, impresos en España, Italia y los Países Bajos existían, y se había traducido al latín en 1624 por el erudito alemán Kaspar von Barth. Celestina no sólo se tradujo sino también adaptado: sus intrigas argumentales y personajes audazmente concebidos inspiraron una popular balada anónima de seiscientas líneas alrededor de 1510, una égloga actable en 1513, tres continuaciones, muchas imitaciones, y una traducción en verso completo de Juan de Sedeño en 1540, y que influyeron obras teatrales por las principales dramaturgos españoles de Juan del Encina y Bartolomé de Torres Naharro través de Lope de Vega a Calderón de la Barca, cuyo escenario versión de Celestina se ha perdido.

    http://www.nocturnar.com/imagenes/fernando-de-rojas-derojas.jpg
    Celestina continúa ejerciendo una fuerte fascinación en los lectores españoles en el siglo XXI. Está clasificada como segunda obra maestra de España, sombra cerca de Miguel de Cervantes Saavedra, Don Quijote de la Mancha (1605, 1616). Además, como quijote y don juan, celestina se ha convertido en un nombre común en español: denota el tipo tradicional de la región de América lena (vieja alcahueta, celestina o alcahueta).

    En comparación con otros autores españoles de la época, poco se sabe acerca de Rojas. Algunos documentos importantes que le afectan se publicaron en 1902 por Manuel Serrano y Sanz, mientras que otros han sido publicados por la Rojas descendiente Fernando del Valle Lersundi en 1925 y 1929, y todavía otros, en relación con los últimos años de Rojas en Talavera de la Reina, fueron publicados por Inés Valverde Azula en 1992. El mayor estudio biográfico, Stephen Gilman es la España de Fernando de Rojas (1972), se basa en el registro histórico escasa y en las especulaciones de Gilman derivados en gran parte de Rojas de pertenecer a un converso conocida (judío convertido al cristianismo) de la familia.

    Rojas nació en el próspero pueblo agrícola de La Puebla de Montalbán en la provincia de Toledo, es casi seguro que a mediados de 1470. Su abuelo era un Judio que se convirtió al catolicismo bajo presión y luego perseguidos por judaizante secreto (continuar practicando ritos judíos). Si el nieto del converso original era un cristiano practicante, como Alan D. Deyermond ha postulado, o una judaizante, como otros han dicho, no se sabe. Ciertamente, los textos iniciales de Celestina - una carta a un amigo, once estrofas de versos acrósticos, y un prólogo - y un epílogo consistente en estrofas adicionales por el autor y por Alonso de Proaza, que corrigió una edición temprana para su publicación, el presente vista de un moralista de la obra que se encuentra entre ellos. Ellos exhortan al lector a ver la desaparición de los personajes principales - los amantes codician, el intermediario, y los dos siervos fraudulentos - como una advertencia a su vez de la "danza" carnales de este mundo, a huir de ella, y a buscar en Cristo la certeza de la vida eterna.

    El trabajo más propensos primera circular, al menos en un estado embrionario, como una copia manuscrita en el recinto de la Universidad de Salamanca a mediados de 1490, es probable que se pasaba de mano en mano, comentó, y argumentó acerca de sus lectores librescos . En la epístola dedicatoria: "El autor de la ONU do amigo" (el autor a un amigo), impreso por primera vez en la segunda publicación del acto de dieciséis Comedia de Calisto y Melibea en Toledo en 1500 - la primera falta folio del 1499 impresión Burgos habría tenido suficiente espacio para incluir este texto - el autor afirma haber entrado en posesión de algunos Papeles anónimos (papeles) que parecía tener el potencial de servir como un fuerte contrapeso moral a los peligros del mal de amor que están a la orden en su país y de la que sufre su corresponsal. Él dice que el deseo de continuar y completar la historia tomó firme control sobre él cuando leyó estos folios manuscritos anónimos, y le pide la indulgencia de sus lectores si él, al igual que su predecesor, decide no firmar su nombre a la obra. Desde la afirmación de que la obra fue escrita a petición, o en su beneficio, de un partido sin nombre es un topos humildad común en este período, muchos estudiosos han tomado el "amigo" de ser un mero pretexto para la "continuación" y tienen sostuvo que no existía proyecto parcial anticipada. El descubrimiento en 1990 por Charles B. Faulhaber de ocho folios desde el comienzo del acto 1, sin embargo, proporciona evidencia de que estos "documentos anónimos" no eran necesariamente una ficción diseñada por un autor que quisiera, como el supuesto autor principal, el anonimato porque él era incapaz de predecir cómo este trabajo innovador, con su charla gráfico sobre temas sexuales, sería recibido por el público lector en general o por la censura de la Inquisición. En el prefacio epistolar del autor objeta de reclamar el éxito de su esfuerzo, explicando que él es abogado y que la literatura imaginativa no es su ocupación principal. Como para reforzar esta afirmación, que afirma haber dedicado unas escasas dos semanas para la finalización de la novela durante un período de vacaciones cuando sus compañeros estaban ausentes.

    El prefacio epistolar es seguido en el 1500 Toledo y 1.501 ediciones en Sevilla por once estrofas de ocho versos, supuestamente también por escrito por el segundo autor, que profundizan en la idea de que los jóvenes deben ser advertidos de las consecuencias nefastas de sus almas si sucumben a los beguilements del amor sensual incontrolada manifiestan en los dieciséis actos que siguen. El anonimato del autor del prólogo y los versos, sin embargo, estalló por el hecho de que las primeras letras de las líneas de los versículos proclaman que "el bachiller Fernando de Rojas ACABO la comedia de Calysto y melybea y FUE nascido en la puebla de montalban "(el licenciado Fernando de Rojas terminó la Comedia de Calisto y Melibea y nació en La Puebla de Montalbán). El acróstico revela así la postura de no ser identificado como una tomadura de pelo coy del lector. Se llama la atención a esta declaración de la autoría de los versos añadidos al final de la obra de Proaza, un humanista valenciano que trabajan en Salamanca que preparó el texto para la edición, ahora perdidos, se añadieron los versos en la impresión Toledo de la Comedia de Calisto y Melibea en 1500. Él le dice a los lectores que si se ven en las primeras letras de las once estrofas de apertura van a descubrir el nombre del autor, su lugar de nacimiento, y su ilustre "nación". Sólo el nombre y el lugar de origen son en realidad dan en los versos acrósticos, sin embargo. Las especulaciones sobre el tercer elemento faltante de la información se ha centrado en la posibilidad de que sea una alusión al hecho de que Rojas era de la "nación" de los Judios, como alternativa, "nación" de la autora podría referirse a su pertenencia a la profesión legal.

    El argumento de que la pose de anonimato era una forma de ocultar la identidad de Rojas de censura de la Inquisición tanto, no puede tomarse en serio. Por otra parte, Rojas podría haber permitido un amigo a usar su nombre en los acrósticos, que proporciona un escudo para un autor por lo tanto, verdaderamente anónimo aún se desconoce y,.

    Los enigmas de iniciación no terminan aquí. En las ediciones de la ampliación de veintiún acto Tragicomedia de Calisto y Melibea se añadió un nuevo prólogo para explicar la mayor longitud y el nuevo título de la obra. La pregunta que se plantea es si este prólogo fue escrito. Las primeras copias españolas existentes de la Tragicomedia de Calisto y Melibea se imprimieron por Jorge Coci en Zaragoza en 1507, y el tercero ejemplar de la Comedia de Calisto y Melibea se habían impreso en 1501, por lo que existe una laguna de seis años en la historia temprana de impresión de Celestina. Ha habido una creciente demanda de la obra, ya que se distribuyó en primer lugar, y, se cogen del nuevo prólogo, los lectores querían que la historia central de amor equivocada que sea más prolongado. Se ha encontrado que el colofón del 1514 Valencia impresión de la Tragicomedia de Calisto y Melibea afirma que se basó en una copia se ve en Salamanca en 1500, pero no más allá rastro de esta edición. Una edición haya sido impresa en Toledo por Pedro Hagembach en 1500, los colofones de varias ediciones existentes afirman haber sido impresa en Sevilla en 1502, aunque las investigaciones tipográficas han demostrado que ninguno es anterior a 1510. La falta de tales ediciones no significa que el trabajo no se imprimió en Sevilla en 1502 o en otro lugar, sólo que no hay copias de tales ediciones han sobrevivido. Ediciones de la Tragicomedia de Calisto y Melibea tienen que haber existido antes de 1506: la primera traducción italiana fue impreso en Roma en enero de 1506, y su prólogo está fechado 1505 por el traductor, Alfonso Ordóñez, un español residente en Italia.

    Aborda el prólogo de muchos temas, pero su centro temático es una cita de los pre-socráticos filósofo Heráclito: "omnia secundum litem fiunt", que es parafraseado por el autor como "TODAS las Cosas servicio Criadas una Manera de Contienda o batalla" (todo las cosas se producen como en conflicto o lucha). Se dedica mucho espacio a esta idea, citando muchos ejemplos: tormentas, terremotos, huracanes, mares tempestuosos, el verano y el invierno, las aves rapaces, reptiles, criaturas del mar, y así sucesivamente. Y si el conflicto es la norma en todas partes en la naturaleza, se cuestiona si debe ser menos por lo que en la vida humana desde la infancia hasta la vejez. Esta discusión lleva a su punto principal: los lectores son polémicas en su entendimiento, para algunos son capaces de lectura profunda, mientras que otros capturan sólo significados superficiales, y no diez lectores de la obra de acuerdo a la importación de cada pasaje. Incluso las impresoras han intervenido, dice, haciendo que sus intenciones tan clara mediante la edición y la corrección en función de sus propias luces, añadiendo resúmenes acto, y disputando el título de la obra. Al escribir este prólogo, el segundo autor ostensible ha resuelto la clasificación de la obra por rebautizar es una "tragicomedia". Confiesa a capitular ante el clamor lectores para una historia de amor extendida para Calisto y Melibea, la aplicación de mala gana su pluma para el trabajo por segunda vez y la adición de cinco nuevos actos sin ninguna esperanza real de que el nuevo material va a satisfacer todos los lectores más que el original, lo hizo. Una vez que los conflictos se encuentran sueltos en la tierra, dice, cada nuevo episodio desencadena otros en un proceso que nunca termina. Él insiste en que estos nuevos esfuerzos literarios a expensas de su vocación primaria (jurisprudencia no se menciona específicamente) e incluso de su tiempo de ocio. Se adhiere a la idea de que continúa la obra de un autor principal, identificándose con el autor del prefacio epistolar que extendió la obra del autor desconocido de los Papeles deliciosos e innovadores.

    El prólogo recuerda al lector de la intención del autor, se indica en el prefacio epistolar, para proporcionar un antídoto para el mal de amores de los jóvenes: la tragicomedia tiene, "de Mas de do Agradable y dulce stilo Muchas Sentencias filosofales, y Avisos muy necesarios párr mancebos , les monstrando los engaños Que estan ençerrados en servientes y alcahuetas "(además de su estilo agradable y dulce, muchas máximas filosóficas y las advertencias de necesidad vital para los jóvenes, mostrándoles la traición practicada por los funcionarios y los intermediarios). El punto se repite en una nota entre el prólogo y el resumen general de la obra, puesto allí por el autor o por la impresora: "Síguese la Comedia o Tragicomedia de Calisto y Melibea, Compuesta en reprensión de los locos enamorados, Que, vencidos En Su desordenado apetito, una suspensión amigas Llaman y dizen servicio do Dios. Asi mesmo Fecha en aviso de los engaños de las alcahuetas y malos y lisonjeros sirvientes "(Lo que sigue es la Comedia o Tragicomedia de Calisto y Melibea, escrito para castigar amor- jóvenes locos que, superados por sus apetitos desordenados, se refieren a sus novias como su Dios. también escrita como advertencia contra los engaños de los intermediarios y de los siervos malos y favorecedor).

    Lo que surge de los textos preliminares es que Celestina era el producto de una acumulación lenta de bloques de material, de los "papeles" de la comedia y de la tragicomedia. Los materiales preliminares se leen hoy como parte de un mismo trabajo, pero ellos también aparecieron con el tiempo, algunos en las distintas ediciones de la comedia, otros, más tarde, en las ediciones de la tragicomedia. Estas ediciones incluyen nuevas acciones y un amplio catálogo de supresiones y adiciones textuales que dan forma a la recepción del texto para los lectores posteriores. Los versos acrósticos sufren modificaciones, una de las estrofas finales se modifica para subrayar aún más los valores cristianos; 1/22 acto aparece en tres ediciones de Toledo entre 1526 y 1538 y luego se desvanece. Errores de impresión se meten en cada edición, y la tarea del corrector - el lector profesional en la prensa a cargo de garantizar un texto impreso actualizada y de confianza - se vuelve cada vez más difícil. Ediciones posteriores, como la edición de Mathias Gast impreso en Salamanca en 1570, a menudo tratan de ser más correcto con el fin de hacer valer su autoridad y aumentar las ventas. El título estándar comenzó a aparecer en las ediciones españolas cuando se añadió el nombre de Celestina hacia 1569 - había aparecido anteriormente en traducciones al italiano y francés - y la Tragicomedia de Calisto y Melibea se convirtió en el subtítulo. Casi un centenar de ediciones identificados de la tragicomedia se imprimieron desde 1507 hasta que fue puesto en el Índice de libros prohibidos por la Iglesia Católica Romana en 1632 y de nuevo en 1640. La impresión final española, por Carlos Labayen en Pamplona en 1634, fue una doble edición en español-francés que había sido impreso en Rouen en el año anterior.

    Celestina escapó de la notificación de la Inquisición desde hace mucho tiempo, en parte debido al lenguaje moralizante en los materiales preliminares y finales. Aun así, algunas frases fueron sencillo rutinaria de censura y se puede ver firmó en la extensa colección de ejemplares de la obra en la Biblioteca Nacional española en Madrid. Estos pasajes son principalmente los estados en los que Calisto proclama que él adora a Melibea y que ella es su Dios. Estancias en el final del libro confirman la intención didáctica que es superior en la presentación vívida de seductor mundo de las pasiones perjudiciales y destructivas de Celestina. Los tres primeros octetos, según las rúbricas, son del autor, que exhorta a los lectores a volver a Dios para evitar el castigo de estos trágicos amantes, cuya historia ha sido contada tan sobrecogedora, a pesar de su desastrosa - y, para el lector inteligente , instructivo - consecuencias. Él no pide ser juzgado como escritora frívola, porque él es, de hecho, un hombre temeroso de Dios. Si el erotismo, la lujuria, la codicia, y otros comportamientos pecaminosos que aparecen en la obra han sido presentados gráficamente, que se hizo para desafiar a los lectores para que puedan ser capaces de distinguir las buenas lecciones que se obtienen de las conductas reprobables tan vívidamente modelados.

    Estos sentimientos encajan perfectamente con la exposición en el prólogo de cómo lecturas contradictorias son el resultado inevitable de diferentes tipos de lectores. Algunos serán capaces de penetrar a la estructura moral más profunda informar el texto, mientras que otros van a entender sólo algunas partes de lo que ocurre en la superficie. Todo el espectro de lectores puede sentirse bien servida por el texto, pero sólo aquellos que resuenan con las verdaderas intenciones del autor, que se repite en estas estrofas, lo habrá leído con precisión.

    Estas estrofas son seguidos por los versos por el corrector, Proaza, que advierte al lector de que él o ella puede tener más poder que el de Orfeo, cuya música se podía mover la piedra (o de corazón de piedra popular): la lectura de esta obra en voz alta a los jóvenes hará que aquellos que se han entregado a la pasión sin sentido de abandonar este vicio del alma condenatoria. Y termina alabando al autor, que ha duplicado, si no superado, en castellano los triunfos en América de Plauto y Nevius en la denuncia de los engaños de los falsos siervos y mujeres astutas. Estas alabanzas incluyen la poca información que se puede recoger sobre el autor de la obra en sí.

    El registro histórico recoge Rojas sobre 1505 en La Puebla de Montalbán. En 1509 se registró como un ciudadano de la ciudad de Talavera de la Reina, a pocos kilómetros de su lugar de nacimiento, así como en la provincia de Toledo. Residió allí durante el resto de su vida, de vez en cuando era alcalde y la celebración de otras dependencias municipales. Sus actividades en Talavera de la Reina y de las oficinas que se llevó a cabo, en la medida en que haya sido documentado, están en consonancia con el derecho de haber estudiado. Se casó con Leonor Álvarez de Montalbán, también de una familia de conversos, y tuvieron seis hijos. Murió el 8 de abril 1541. Su testamento es un documento típicamente cristiano: después de varias frases tipo sobre su cuerpo, mente y alma, solicita entierro en traje franciscano y dispone de sus posesiones de forma no excepcional. Entre los libros en su biblioteca, legaron a su hijo mayor, es una copia de una sin fecha "Libro de Calisto" (libro de Calisto). El hijo, también llamado Fernando, falleció este volumen a un hermano menor.

    Un documento de la Inquisición de un caso que abarca 1525-1526, cuando Rojas del padre-en-ley, Álvaro de Montalbán, fue encausado, se enumeran los miembros de su familia y describe su hija, Leonor, como "esposa del graduado Rojas que compuso Melibea." Este documento es el único testimonio sobreviviente de la época de la primera edición de Celestina en 1499 a la muerte de Rojas en 1541 que asocia su nombre con la composición de la obra. A pesar del claro mensaje del acróstico, ninguna de las ediciones lleva el nombre del autor en la portada. Los documentos de 1511 y después de dar fe de la presencia de la obra - por título, sin mencionar un autor - en varias bibliotecas privadas. Muchos autores contemporáneos comentaban en él, incluyendo Feliciano de Silva, que publicó la primera y mejor de las continuaciones, la Segunda Celestina (Segunda Celestina), en 1534, y Gaspar Gómez de Toledo, cuya Tercera instancia de parte de la tragicomedia de Celestina (Tercera Parte de la Tragicomedia de Celestina) se publicó en 1536. Celestina, aunque muy popular, y en los ojos del público como ningún otro trabajo en su día, curiosamente logró eludir a la asociación con el nombre de Rojas en los círculos literarios españoles.

    Casi nadie ahora se toma en serio la candidatura de Juan de Mena o Rodrigo de Cota como la fuente de los Papeles en que Rojas afirma haber tropezado. Existen algunas similitudes entre el tema y el léxico con la Mena Laberinto de la fortuna (Labyrinth of Fortune, 1444) y el Diálogo Entre el Amor y la ONU Viejo de Cota (Diálogo entre el amor y un viejo hombre), pero son leves y no llevan bajo estrecha escrutinio con la gama de estilos en el primer acto de la Celestina. Sin embargo, el nombre de Cota se unió a la obra publicada como el "primer autor" hasta bien entrado el siglo XIX.

    Los textos que encierran la ficción centro siguen siendo la fuente de las opiniones dispares entre los estudiosos. La cuestión de la autoría - ¿cuántos autores hay, y cuánto contribuyó cada uno - sigue siendo un tema incandescente. Muchos estudiosos afirman que los estudios sobre el lenguaje, el estilo retórico, y el uso de estribillos sententiae y proverbial confirman la diferencia entre el largo primer acto y los veinte restantes actos. Otros argumentan que un tercer autor era responsable de los actos interpolados que marcó el comienzo de la versión tragicomedia o dividen los actos de manera diferente entre los supuestos autores. Sin embargo, otros estudiosos toman la idea de que los textos que enmarcan son pistas falsas diseñadas para desviar la atención de los lectores en general y censores Inquisición de la representación de la obra de la conducta amoral y los obligan a detenerse en la intención cristiana proclama de exponer ciertos vicios como el origen de los males sociales. En este punto de vista, el principal exponente de lo que es Emilio de Miguel Martínez, Celestina puede tener un solo autor, que no está ansioso por revelar su nombre. En cualquier caso, si Rojas no es el autor de la totalidad o la mayor parte de Celestina, nadie ha propuesto una alternativa más convincente, a pesar de las sugerencias van desde varios autores conocidos que se han escrito en Salamanca a finales del siglo XV hasta el la colaboración en grupo.

    Las primeras ediciones impresas de la Comedia de Calisto y Melibea comprenden dieciséis actos de diálogo puro, cada uno de ellos precedido de un resumen del acto que probablemente fue añadida por la impresora. El texto no se presenta como una obra teatral que tendrá lugar, pero está más corta de la tela del drama de armario - las comedias humanistas de los siglos XIV y XV, que llegaron a España desde Italia, como el Poliscena (1478) de Leonardo Aretino, que, como Celestina, están dispuestas sobre los amores y las complicaciones proporcionadas por una serie de intermediarios con intereses propios (intermediarios, astutos siervos). Al igual que estas comedias populares, la Comedia y la Tragicomedia estaban destinados para las lecturas orales o, como se sugiere en el prólogo, para la interpretación de los pequeños círculos de amigos: el tema principal del conflicto incesante en el mundo se pone de relieve cuando el autor afirma que, la disonancia es la regla general de recepción, no es de extrañar que cada vez que diez personas se reúnen para escuchar el trabajo de leer en voz alta cada uno entenderá de manera diferente. En sus observaciones finales Proaza recomienda que "Si amas y un QUIERES mucha Atención / Leyendo un Calisto Mouer los Oyentes, / Cumple Que sepas Hablar Entre dientes, / A vezes con gozo, esperança y pasión, / A vezes ayrado con gran turbación. / Finge leyendo mil artes y Modos, / pregunta y Responde porción Boca de Todos, / Llorando y riyendo en Tiempo y sazón "(Si usted desea y quiere, mientras que la lectura de Calisto, para mover a su público, usted debe ser capaz de modular la voz, Ahora que expresa alegría, ahora espero, ahora la pasión y, en otros momentos, la ira o una mente perturbada, y mientras usted lee, imitar el uso de un millar de pequeños artificios: preguntar y responder con diferentes voces, llorar y reír cuando se le llama para). La práctica de la lectura en silencio no se hizo común hasta más tarde.

    La acción de la Celestina comienza en lo más alto, aunque paródica, cortés nota y luego la baja en espiral cada vez más amplios que conducen a una queja final sobre el caos que gobierna el mundo y la futilidad de colocar nuestra confianza en los placeres mundanos y recompensas. Mientras que la caza con el halcón, Calisto, un atractivo joven de veintitrés años de edad, de una familia noble, lo más probable sobre el hermoso, protegido, e igualmente bien nacidos veinte años Melibea. Contrariamente a la costumbre de bien-a-hacer las familias, ella está sola en su jardín, con ningún funcionario presente. Aprovechar esta oportunidad inesperada pero bienvenida, Calisto declara su pasión por Melibea en la retórica cortesana hiperbólica. Melibea en un principio responde a estas propuestas con precaución prudente, entonces, reconociendo en ellos un subtexto ilícito, que destierra Calisto con un rechazo furioso y sin ambigüedades que es propio de la estación si no sus sentimientos privados.

    Calisto busca el consejo de su criado Sempronio, que es supuestamente experimentados en la materia. Sempronio, viendo a través pretensión cortesana de Calisto y la descripción exagerada de Melibea, comprende que su amo realmente anhela para acostarse con ella, y comienza a buscar la manera en la que puede beneficiarse de la situación. Se pretende mostrar que las mujeres no son dignas de los hombres en un argumento misógino que es realmente diseñado para despertar el deseo de Calisto a un punto álgido. A continuación, ofrece para curar el mal de amores de su amo con la ayuda de un profesional experto en las artes del amor: el viejo y peludo con cara y cicatrices alcahueta Celestina, que, asegura Calisto, saltaba a la oportunidad de ayudar. Sempronio es el amante de Elicia, la última chica que queda en otrora próspero burdel de Celestina. Aceptación inmediata de Calisto de la ayuda de la alcahueta confirma la verdadera intención detrás de su apasionada retórica amor.

    Como Sempronio persigue su embajada a casa de Celestina en ruinas, otro de los criados de Calisto, el joven Pármeno, con el deseo de obtener la paridad en los ojos de su amo con Sempronio, Calisto advierte de la verdadera naturaleza de esta mujer. Cuando era niño Pármeno había sido planteada por Celestina después de la muerte de su madre, Claudina, otra de las putas de Celestina. Más tarde, se había escapado y pasó nueve años en algunos frailes en otra ciudad. Él describe pociones farmacéutica de Celestina y otras actividades semiclandestinos y declara a todos fraudulenta. Su retrato muy negativo de la Celestina se basa en sus experiencias con ella, pero se exagera extravagante debido a su deseo de complacer a Calisto, ofreciendo consejos y evitar su amo caiga bajo su influencia corruptora. Pero sus descripciones horribles de ella como perfumista, costurera, esteticista, partera, alcahueta, y la bruja sólo sirven para convencer a Calisto que ella es la persona perfecta para ayudarle a obtener acceso a, y ganar, Melibea.

    Celestina y Sempronio han llegado a la puerta de Calisto y oído evaluación contundente de Pármeno. Celestina se da cuenta de que debe atraer a Pármeno a su lado, a pesar de que ella va a tener que compartir ningún beneficio de este negocio tres formas en lugar de dos. Sempronio va junto con el plan, a pesar de que no es amigo de la Pármeno santurrón.

    Calisto da la bienvenida a la intermediaria, que vive en la miseria cerca de las tenerías de ribera, como efusivamente Por mucho que una mujer noble venerado. El saludo se pierde aliento a Celestina, que desea que se cerraría la boca y abrir su bolso. Cuando Calisto y Sempronio salen a buscar a los cien monedas de oro Calisto pagará ella, Celestina aprovecha la oportunidad para presentarse y para apaciguar a Pármeno. En el transcurso de la conversación se da cuenta de que es Pármeno y astutamente toma Pármeno bajarle los humos al revelar que su madre, que era su maestro y amigo, también practicó todas las profesiones que Pármeno denunció en la descripción que ella Calisto. Le regalaban con cuentos de su experiencia, Celestina adquiere un papel casi maternal. Pármeno parece encantado progresivamente tanto por la sensual y las oportunidades rentables que describe a él. Él más se debilita cuando se les presenta una visión de Areusa, prima de Elicia, y su disponibilidad a través de Celestina.

    Celestina ha usado sus poderes de persuasión para que Pármeno en confederación con ella y Sempronio, pero es aún más eficaz convencido de reorientar su lealtad a ella cuando, poco después de la salida de la alcahueta, Calisto regresa y lo degrada al mozo de cuadra. Pármeno ahora experimenta personalmente lo que Celestina le ha dicho de cómo maestros como Calisto tratan a sus subordinados. Si la lealtad trae rechazo, entonces, tal vez, la deslealtad le traerá los beneficios y placeres que Celestina ha prometido.

    Deseos sexuales de Calisto le hacen impaciente, y manda a Sempronio seguir la alcahueta e instar a su actuar con celeridad. Celestina está dispuesto a hacerlo, pero tiene algunas dudas, que se oculta a Sempronio, sobre esta comisión y sus posibles peligros para ella. Melibea es el único hijo de Pleberio, su antiguo vecino, un comerciante que muchos negocios han prosperado en los últimos veinte años, mientras que Celestina de haber caído en tiempos difíciles. Indigencia de Celestina ofrece un motivo económico para ella aceptar la comisión de Calisto, pero el temor de ser descubierto y de las consecuencias, que podría incluir una sentencia de muerte a manos de las autoridades civiles, le da pausa. Movido por el orgullo profesional y un fuerte deseo de lastimar al antiguo vecino cuya fortuna buena burlarse de sus propias razones, Celestina que prefiere ofender a Pleberio que enojar a Calisto. Se minimiza sus miedos llamando a Plutón (el diablo) en un conjuro de madrugada y por la lectura de una serie de presagios positivos en su camino a casa de Melibea al día siguiente.

    Celestina gana entrada a la casa, ofreciendo a vender un poco de hilo en el que se ha conjurado el espíritu de Plutón. A él se atribuye la salida fortuita de la madre de Melibea, Alisa, cuya hermana enferma ha dado un giro brusco a peor. Aire de suficiencia creer que ella está realizando la caridad cristiana mediante la compra de hilados de Celestina, Alisa deja Celestina sola con Melibea, que ha de pagar por el hilo y luego despedir a la anciana. En una conversación ingeniosa con Melibea, cuya criada Lucrecia, asoma con temor en el fondo como un testigo silencioso, la alcahueta trae una amplia discusión y favorecedor de la juventud y la belleza a su alrededor a la razón principal de su visita: Calisto. Ofendido por este nuevo asalto en su virtud, Melibea explota en una furia, ella revela que ella sabe muy bien lo que es Celestina y ordena la alcahueta que salir. En verdad, sin embargo, Melibea alberga un interés más profundo en Calisto de su rechazo inicial de lo que implicaría, y Celestina socava su rabia con la invención de un dolor de muelas de Calisto.

    Melibea, encontrando en la enfermedad de manera graciosamente arrepentirse de su enojo, permite Celestina para tomar el cinturón o faja, que lleva alrededor de su cintura y lo utilizan como un talismán casi religioso para curar el dolor de muelas de Calisto. Las bromas psicológica de las dos mujeres en esta larga conversación en la Ley 4 es considerado como uno de los grandes triunfos de gran arte de la autora de la caracterización. Celestina ha encontrado un lenguaje cifrado - que el sufrimiento y alivio - que es aceptable para la cantera de alta cuna. Melibea da un primer paso crucial lejos de su buena crianza y la lealtad a la familia el momento en que solicita que Celestina volver más tarde, en secreto, una oración de sanación que tiene la intención de escribir para el alivio del dolor de Calisto. Melibea está colaborando con Celestina, el embajador y la voz de Calisto, y aunque ella misma no sea consciente de ello en un nivel consciente, su doncella, Lucrecia, sabe muy bien que Melibea se ha prometido mucho y ofrecer aún más.

    Calisto se siente abrumado por el éxito de Celestina y abiertamente trata a la banda como un fetiche. Acariciar y acariciar la ropa que ha estado tan cerca de lo que él desea, él promete recompensar el éxito de la alcahueta con la ropa nueva multa - para disgusto de los dos criados, que se irrita ante la idea de los beneficios indivisibles. La confederación se tambalea: los funcionarios son doblemente descontentos, ni aficionado a Calisto ni confiar en las promesas de botín compartido de Celestina. Siempre alerta, Celestina es consciente de estos murmullos, incluso mientras se negocia con avidez nuevas recompensas para ella. Seguido por Pármeno mientras se despide, Celestina solidifica su control sobre él por rememorar los grandes viejos tiempos que disfrutaba en compañía constante de su madre, Claudina, y qué lealtades profundas que compartían. Si sólo el hijo podría ser como la madre!

    Pármeno recuerda Celestina de su promesa de una chica para él simplemente al pasar la puerta de Areusa. Una belleza deslumbrante, Areusa es de una clase diferente de profesional: ella no tiene maestros, sino las de su elección. Dejando Pármeno oculta para oír su presente su caso a Areusa, Celestina contadores de cada una de las excusas de la niña no puede hacer cumplir sus órdenes. Por acariciándole la excitación mientras Finge curar su dolor menstrual, Celestina le lleva a dejar a un lado toda resistencia y prestar un servicio inmediato a Pármeno.

    Tímido al principio, Pármeno pasa la noche con Areusa al hacer el amor, pero se siente remordimientos de conciencia por la mañana. Él arregla para cumplir con Areusa en casa de Celestina después, luego acelera su casa para averiguar si Calisto ha estado preguntando por él y para revelar a Sempronio su nuevo estatus como no virgen. La consolidación de la anti-Calisto confederación ha finalizado. Mientras Calisto va a la Iglesia de la Magdalena a orar por el éxito de Celestina, los criados van a casa de Celestina para un banquete especial, cada uno con su amante y la mesa ricamente aprovisionada con comida y bebida robada de la despensa de Calisto.

    En medio de la abundancia de la buena carne y buen vino - Celestina limita su fiesta a este último - Sempronio encienda involuntariamente un arrebato furioso con la descripción de Melibea como gentil (precioso). Elicia y Areusa tienen la mirada con denuncias mordaces de tal belleza que pueden ser adquiridos por las mujeres de la clase de Melibea y Areusa realiza una parodia verbal de la lengua cruel utilizado por amantes de menospreciar sus sirvientas. Justo cuando Celestina ha logrado canalizar estas pasiones furiosas en los lascivos, Lucrecia llega con un mensaje urgente de su señora; pero un momento se olvida de su misión mientras que ella mira con asombro en la abundancia de comida y la compañía lujuriosa. Sus comentarios se mueven Celestina recordar con nostalgia los días pasados, cuando había muchas más niñas a la mesa y ella era mucho más joven. Pensando con nostalgia su pobreza actual y la mala fortuna, ella expresa premoniciones de muerte. Los otros se cuelgan en sus palabras como hechizado, por Celestina ofrece un ejemplo elocuente de lo que todos los seres humanos deben hacer frente cuando la edad y las decepciones de edad coinciden. Celestina no es más humano que en esta escena. Lucrecia se recuerda su propósito al venir: su señora está en un gran dolor y necesita los cuidados de Celestina. Celestina ha estado esperando esta noticia.

    Ley 10 se abre con solo Melibea, lamentando el hecho de que las mujeres de su clase no tienen la libertad de expresar sus deseos más íntimos como los hombres. Ella tiene miedo incluso de adivinar la causa de su sufrimiento. Con técnicas practicadas de retraso y el subterfugio para debilitar la determinación de Melibea y la buena crianza, Celestina hace rogar para recibir tratamiento. Cuando Melibea confiesa a sí misma de que la causa de su sufrimiento, Calisto, es también la receta para su curación, que se supera con sus propias palabras y se desmaya atrevido. Temores Celestina que ella pudo haber ido demasiado lejos y que su vida podría estar en peligro si Melibea muere. El amor de la muchacha golpeada por recupera, sin embargo, y le dice a Celestina para estar tranquilo, para no llevar a los servidores que ejecutan y escandalizar a la casa.

    En este momento Melibea ha cruzado su Rubicón personal, ella es una mujer nueva y de ahora en adelante hacer lo que debe unirse con Calisto y mantener en secreto su relación ilícita de sus padres. En su exuberancia estime Celestina su señora, siervo fiel y confidente y como Calisto coloca imprudentemente su destino en las manos de Celestina. Ella reconoce que en el envío de Calisto la faja, que le ha dado la posesión de su cuerpo y el alma. La alcahueta astucia se compromete a organizar una reunión de Melibea y Calisto a medianoche.

    En este punto, la madre de Melibea regresa a casa inesperadamente, ella es sospechosa en la búsqueda de Celestina en su casa de nuevo tan pronto y sin su permiso. Celestina y Melibea se encuentran para explicar la presencia de Celestina, pero Alisa advierte a su hija contra el otro contacto con este enemigo peligroso de la castidad. Melibea profesa ser agradecidos por la advertencia, la inauguración de su nueva vida de intriga y engaño e irrevocablemente romper el vínculo de confianza con el, y el deber filial, a sus padres.

    Celestina informa a los incrédulos, sino alegre Calisto que Melibea está ahora más dispuesta a seguir y obedecer lo que su propio padre. Él le recompensa con una cadena de oro valioso, lo que desmoraliza a sus dos cómplices ya que el premio no puede ser fácilmente dividido tres maneras. Ella se va con su pago, sin pensar para compartirlo. Pero las semillas de la codicia que ha sembrado en Sempronio y Pármeno pronto le dará una cosecha amarga.

    Los dos sirvientes acompañan Calisto a su entrevista con Melibea. Para probar Calisto, Melibea al principio finge frialdad hacia él y actúa como si Celestina no había completado su misión, como se informó. La miseria abyecta de Calisto ofrece Melibea la evidencia que necesita de su voluntad y deseo, y ella se proclama a sí misma en su esclavo. Sempronio y Pármeno esperan cerca con los crecientes temores de descubrimiento, dispuesto a huir al primer sonido de unos pasos que se acercaban. Una puerta sólida mantiene a los amantes separados, y su pasión crece en proporción a la imposibilidad de satisfacerlo. Calisto declara que va a tener sus servidores romper la puerta. Melibea sabe que ello traería descubrimiento y la ruina, y Pármeno y Sempronio quiero ser parte de ese acto temerario. Melibea le pregunta acerca de los protectores de Calisto, y los describe como valientes y dignos siervos - ajeno al hecho de que lo iban a traicionar y sin pensarlo dos veces. Melibea le ruega a Calisto para volver a su jardín la noche siguiente, y él y su "guardaespaldas" regreso a casa.

    Como dormita Calisto y sueños de Melibea, Sempronio y Pármeno se apresuran a casa de Celestina. Se recapitulan para ella una versión de los acontecimientos de la noche en la que juegan los héroes, y reclaman su parte del botín para reemplazar las armas que ellos dicen fueron demolidas en la defensa de Calisto. Celestina se niega, afirmando que sus palabras a ellos fueron muestras de su amistad en lugar de promesas y les dicen que deben reclamar sus premios de Calisto. ¿Quiénes son ellos, ella diatribas, para merecer una parte de los beneficios cuando se ha hecho todo el trabajo real? Cegado a la rabia que los cursos a través de ellos, se les ofrece alternativas baratas a las ganancias materiales previstos, tales como la adquisición de otras chicas para ellos. Una pelea se produce, y Sempronio, incitado por Pármeno, saca su espada y la apuñala, Celestina muere en los brazos de Elicia. Los dos asesinos saltar de una ventana y la tierra en el medio de la patrulla nocturna.

    Sosia, un mozo de cuadra ignorantes en el empleo de Calisto, le da a su amo una cuenta de Sempronio y Pármeno ejecución sumaria de la madrugada. Cuando Calisto se entera de que fueron decapitados por el asesinato de Celestina, su sentido inicial de la pérdida se olvida, sino que rechaza los tres como corrupto y codicioso, su egocentrismo abrumadora su humanidad. Su único propósito es estar con Melibea, y nada lo detendrá ahora.

    Calisto regresa a la glorieta de Melibea esa noche. Sosia y otro siervo, Tristán, coloque una escalera contra la pared del jardín fragante y sensual de Melibea, y los amantes se unen en una reunión poderosa y urgente de la carne que está parcialmente comunicado al lector a través de los apartes de Lucrecia. Aunque Melibea quería despedir a su asistente, el Calisto egoísta sugirió que se quedara para ser testigo de su posesión de Melibea. Después, el Melibea violada se lamenta de que el placer que ha experimentado parece demasiado poco para compensar la pérdida de su honor, pero rápidamente se recupera de su depresión postcoital e insta a Calisto no posponer su próxima visita.

    Un súbito ruido viene de la calle, y Calisto, en una rara muestra de preocupación para cualquiera que no sea el propio, se apresura sin armas para la defensa de sus siervos. En su impetuosidad que echa de menos un paso y cae a su muerte, con la cabeza salpicada en los adoquines de abajo. Melibea declara que seguirá Calisto a la tumba, a imitación de la manera de su muerte.

    Lucrecia corre a Pleberio despertar de su sueño. No es posible adivinar la causa del estado perturbado de Melibea, se ofrece para llamar a los médicos, los remedios a base de hierbas, o lo que va a servir. Melibea sólo pide que traiga un laúd de la música para calmar su dolor. Una vez Pleberio aparta, se encierra en la torre de la casa, sube a la parte superior, y se dirige a su padre por debajo, como si de un escenario, recapitulando su comportamiento engañoso y aceptar la culpa de él y su madre traicionar y el buen nombre de la familia, por lo que Celestina a la conclusión propuesta inmoral de Calisto, por la fuerza de su pasión, de buscar consuelo en una relación ilícita, y por la muerte de Calisto. Licitación su despedida padre y pidiendo que su cuerpo sea enterrado con su amante, ella elogia su espíritu a Dios y salta a su muerte. Su cuerpo cae desde la altura a la vista de su padre desconsolado.

    Alisa entra, colapsando al ver el cadáver de su hija. Pleberio, ante esta pérdida inimaginable y sin saber si su esposa ha sobrevivido a los golpes, maldiciones del señuelo del amor, la promesa de la fortuna, y el engaño del mundo. Él se ha sumido de pronto en una profunda soledad, su inversión en naves, huertos y el torre de su casa ahora en vano ya que no tiene heredero a quien legar su fortuna. Él sigue vivo pero con esperanzas rotas, solo en "hac Lachrymarum valle" (este valle de lágrimas). Estas últimas palabras acusatorias del texto localizar la insensatez, la falta de orden y control, el caos implacable en el que el mundo a la deriva de Celestina ha descendido. Se ha llegado al final, sólo queda la desesperación, por Pleberio se encontrará cara a cara con un mundo sin Dios. Sus ilusiones destrozadas, puede ver el precio que se ha pagado por la confianza que los demás, así como él han depositado en el mundo material.

    Así termina la Comedia de Calisto y Melibea con la Ley 16. La consumación de la pasión prohibida de los amantes en la Ley 14 ha traído consigo un castigo rápido y terrible. Si el primer acto, elaborado a semejanza de las comedias humanistas con sus finales felices habituales, hizo inspirar a un segundo autor para tratar de transformar el trabajo en una tragedia, sin duda tuvo éxito. Su visión pesimista del mundo tiene precedencia sobre cualquier dirección que el autor inicial tenía en mente. Su continuación es una historia profundamente moral del pecado, el juicio, y, por último, un terrible castigo.

    De acuerdo con el prólogo de la tragicomedia, los lectores no estaban satisfechos con la rapidez de las tragedias finales y preferido una historia de amor más larga. Esta reacción motivada o bien el autor de la primera continuación - Hechos 2 a 16 - o alguien más para elaborar una serie de actos interpolados para ampliar la acción, profundizar en algunas de las caracterizaciones, añadir algunos nuevos personajes secundarios, y extender los amantes "citas a un mes de encuentros casi todas las noches. Los actos interpolados, comúnmente conocida como el "Tratado de Centurio" (Historia de Centurio), aparecen por primera vez en la edición de 1502. La revisión comienza realmente en la Ley 14, en el que Calisto ya no cae de la escalera. En el nuevo final de ese acto que vuelve a casa, acompañado de Sosia y Tristán. Allí, solo, se entona un monólogo en el que primero se expresa enojo por el juez municipal - un amigo de la familia - que sumariamente ejecutado Sempronio y Pármeno, pero entonces él se imagina que el juez debió haber sido lo protege al no permitir un juicio que habría mancillado su nombre. El asunto resuelto a su satisfacción egoísta, Calisto se pierde en los recuerdos de hacer el amor con Melibea.

    En la nueva Ley 15, Sosia y Tristán se están inclinando por una ventana fuera de la cámara de Calisto. Sosia identifica a Tristán a la mujer llorando que pasa por la calle como Elicia, que está en busca de la casa de Areusa. Elicia informa Areusa de las tres muertes, que han devastado a ella. Areusa también lamenta las pérdidas, pero mientras ella llora, ella está tramando un plan para hacer Melibea y Calisto pagan por lo que su relación ilícita ha causado. Ella invita a Elicia venga a vivir con ella, pero la última discípula de Celestina se niega. Ella siente que no puede abandonar la casa donde ha vivido tanto tiempo, donde aprendió mucho de ella difuntos "madre", y donde sus clientes esperaría encontrarla. Las dos mujeres se convierten en el problema de obtener información precisa sobre el horario de Calisto; Elicia sugiere que se puede obtener de Sosia y Areusa dice Elicia dejarle a ella.

    La nueva Ley 16 características escenas simultáneas de Pleberio y Alisa planear la boda de su hija y el angustiado y avergonzado espionaje Melibea con Lucrecia en una habitación contigua. Dos características de este acto son importantes para la caracterización. El primero es la absoluta falta de conciencia por parte de Alisa, que no pueden imaginar que Melibea sabe nada acerca de los hombres y asegura a su marido que ella sabe que ha criado a una hija moralmente recto. El segundo es la declaración de Melibea a Lucrecia que nunca desea casarse, pero sólo y siempre estar cerca de Calisto y que si sus padres desean disfrutar de su vejez, deben dejar a elegir la forma en que ella es pasar su juventud. Esta voz permite a los lectores a comprender la profundidad de la pasión de Melibea. Proféticamente, afirma que era ella perder su amor, ella debe perder su vida también, porque es sólo para complacer a él que ella está realmente vivo.

    Ley 17 retoma el hilo de la trama secundaria iniciada en acto 15. Elicia ha descubierto que permanecer en la casa de Celestina fue un error, los clientes ya no vienen, y ella es miserable. Ella va a la casa de Areusa para declarar el fin de su luto y el regreso a una existencia más agradable. Sosia llama a la puerta, sino que ha sido ordenado por el Areusa intrigante, que esconde su prima detrás de una cortina para mirar su encanto la información deseada desde el mozo de cuadra. Artes persuasivas de Areusa son iguales a los Celestina había poseído, como si la muerte de la señora la ha liberado a realizar su potencial.

    En el acto 18 los dos estafadores se apresuran a la casa de Centurio, un chulo con quien Areusa vez había participado. Sobornos Areusa él para ir al jardín de Melibea esa noche, encuentra Calisto entrar o salir, y empezar una pelea e incluso, posiblemente, matar a Calisto. Elicia sienta que un buen susto sería suficiente, pero el odio de clase de Areusa es más fuerte. Centurio es un fanfarrón, pero por debajo de la fanfarronería, tanto cobarde como Sempronio y Pármeno, después de que las mujeres se han ido, que hace planes para solicitar a la Traso cojo para tomar su lugar y sólo para asustar a los amantes, no hacerles daño.

    La última reunión de los amantes se realiza en acto 19. Como escalas Calisto la escalera, oye Melibea y Lucrecia conversar y decide esperar y escuchar. Las dos mujeres evocan la sensualidad de la noche mientras cantan juntos de amor y deseo. Melibea, preocupado por la tardanza de Calisto, comienza a imaginar las cosas que podrían haberle retrasado. Calisto, alegre en su preocupación, desciende en el jardín. Lucrecia, también despertó, intenta abrazar Calisto pero es detenido por Melibea. El calor aumenta sexuales en intercambios coquetos de los amantes y declaraciones mutuas de sentimiento apasionado, mientras afuera, en la calle del Sosia espionaje declara que podría coincidir con proezas amorosas de su amo si se les da la oportunidad. La lujuria se ha extendido de Calisto y Melibea a sus siervos. Después de que los amantes han permanecido juntos, por la contabilidad de Lucrecia, tres veces, el enfoque ruidosa Traso y sus compañeros se entromete en su idilio. Calisto se apresura sin armas, y la caída de la escalera de su muerte que en un principio se produjo en la Ley 14 se lleva a cabo. Así Areusa consigue su venganza, no como ella imaginó, pero por accidente.

    La obra concluye con las rápidas consecuencias de los actos originales 15 y 16, que ahora pasa a ser 20 y 21. Dudoso triunfo de Areusa subraya la nota en la que finaliza la obra: el mundo es, en efecto, un laberinto de errores, el "valle de lágrimas" de las últimas palabras de Pleberio. El futuro será ninguna mejora en el pasado, no hay desesperación escapar, no hay salida.

    El año de la Comedia de Calisto y Melibea se publicó por primera vez, 1499, fue el vigésimo quinto año del reinado de Fernando e Isabel (los Reyes Católicos), los Reyes Católicos (Reyes Católicos), cuyo matrimonio se ha creado la base política de la España moderna. El país que habían heredado estaba fragmentada socialmente, políticamente desunidos, depresión económica, y mal gobernados. Reyes débiles habían cedido gran parte de su poder a las familias nobles que los apoyaría, y las facciones enfrentadas y eran comunes. España aún no se había completado la reconquista de todos los territorios conquistados por los invasores musulmanes en el año 711, como un foco de resistencia aún existía en Granada. Los pogromos sangrientos de 1391 y antes había puesto gran presión sobre los Judios a convertirse al catolicismo, pero Judios que pensaron que la conversión resolvería sus problemas fueron desilusionados. Ellos fueron llamados cristianos nuevos, y los pura sangre cristianos viejos hacían la vida difícil para ellos - especialmente para los conversos prominentes que eran expertos en las profesiones útiles de la medicina, la recolección de derecho, las finanzas y los impuestos.
     
  2. Laura Gonzales

    Laura Gonzales New Member

    Respuesta: Fernando de Rojas Biografía

    http://www.nocturnar.com/imagenes/fernando-de-rojas-24485022.jpg
    Poco a poco, por la fuerza y ​​por el acuerdo, Fernando e Isabel recuperan el poder de los nobles y prelados de alta cuna en cuyas manos se había descentralizado y consolidado en el estado. En el cuarto de siglo anterior a la publicación de la Comedia de Calisto y Melibea los Reyes Católicos obtuvieron el permiso del Vaticano para inaugurar una nueva Inquisición española en un esfuerzo por unir al país bajo una sola bandera religiosa. El rey y la reina fueron muy populares, así como de gran alcance. El tribunal patrocinado las artes, y en 1492 Antonio de Nebrija dedicó el primer gramática de la lengua española de los monarcas, previendo en su introducción como gobernantes imperiales. Ese mismo año la pareja real supervisó la derrota del último rey moro de Granada y emitió un edicto de expulsión de los Judios que no aceptaron la conversión, la Inquisición, en su fervor por erradicar la herejía de todo tipo, se quedó muy detrás de los conversos insinceros o judaizantes. Ese mismo año Cristóbal Colón hizo la primera de sus cuatro viajes al Nuevo Mundo; estos viajes ampliaron considerablemente la preeminencia social, religioso, naval y económica de España y le dieron sus primeros gustos del imperio, el dominio mundial y la hegemonía lingüística dentro de su ámbito ampliado de influencia.

    Celestina hizo su dramática aparición en este ambiente de celebración, orgullo y triunfo. La imprenta había llegado a España sólo en 1474, y la mayoría de las obras que vinieron de las primeras prensas en Valencia, Burgos, Segovia, Sevilla, Salamanca y otros centros urbanos florecientes tendido a ser textos religiosos o históricos. Nada remotamente parecido a la Comedia de Calisto y Melibea se había impreso en España. Su representación intransigente y mezquina de las clases media y media-alta movilidad ascendente y la ampliación, los ricos, los titulados, los clérigos y los estudiantes; su erotismo apenas disimulado, y su recomendación de la hipocresía como forma de sobrevivir en un mundo en la que los valores públicos son superficiales cuando no totalmente carente de sentido que comprende una visión alternativa y una mordaz crítica de la vida contemporánea. Seguramente habría sido objeto de un ataque inmediato de los censores tenían los textos de apertura y conclusión no llamado la atención a los comportamientos disruptivos en exhibición en el trabajo como ejemplo de lo que no debe hacer.

    http://www.nocturnar.com/imagenes/fernando-de-rojas-fernado_de_rojas.jpg http://www.nocturnar.com/imagenes/fernando-de-rojas-29912259.jpg
    La originalidad de la Celestina se encuentra en su tratamiento del amor ilícito alentado por las partes interesadas de las castas más bajas. Los personajes, sin embargo, son todos los tipos familiares hizo popular en la comedia romana de Plauto y Terencio: el amante ardiente, la mujer inaccesible y hermosa, la vieja bruja (vetula), la alcahueta, y al siervo infiel (servus fallax). La obra medieval que mejor ejemplifica la trama básica de Ovidio Celestina -, así como del siglo XIV Libro de buen amor (Libro de buen amor, 1330-1343) - es el siglo XII América comedia elegíaca Pánfilo: De amore (Pánfilo: Sobre el amor). Pánfilo es una obra corta y sin adornos, con una historia simple: chico quiere chica, pero no puede tenerla, sino que toma el consejo y los contratos de Venus con un intermediario para procurar el cumplimiento de la niña, del go-entre falsas seguridades y beguilements ganan la confianza de la niña y, por último, la chica es seducido en su propia casa en un esquema preestablecido urdido por el niño y el intermediario. Pánfilo, que se conserva hoy en varios manuscritos, influenciado posteriores obras en toda Europa, incluyendo Celestina, sin embargo, en manos de Rojas la trama seducción sencillo se convierte en mucho más complicado.

    Celestina nació en medio de los debates contemporáneos sobre el significado de agape, caritas y concupiscentia que se explora en la Pedro M. Cátedra Amor y pedagogía en La Edad de medio: Estudios de doctrina amorosa y Práctica literaria (Amor y pedagogía en la Edad Media : Los estudios sobre las teorías del Amor y la práctica literaria, 1989). Se estudiaron tratados sobre el amor, discuten y disecados en los círculos universitarios de Salamanca, y las ideas que en ellos se extendieron a la población en general y fueron absorbidos en muchas obras literarias populares. Las cuestiones doctrinales debatidos en Breviloquio de amor e amiçiçia (Breve tratado sobre el Amor y la Amistad, 1432-1436), Alfonso Fernández de Madrigal (El Tostado), una obra atribuida a Juan de Mena, Tratado de amor (Tratado sobre el Amor, alrededor 1444), la Repetición de amores (despedida del amor, alrededor de 1496), de Luis de Lucena, y el Sentencias Sobre amor (Declaraciones sobre amor), por el médico y pensador humanista Francisco López de Villalobos, forma literaria alcanzado no sólo en Celestina sino también en la poesía amorosa, piadoso, y moral y en novelas de caballería y sentimental. En particular, las novelas sentimentales de Diego de San Pedro y de Juan de Flores, en la que los amantes no buscan para casarse, prefiguran muchos elementos de Celestina, pero ellos son llevados a un nuevo nivel con un realismo que se acopla con el cinismo y la parodia para alimentar la demanda del público lector laico.

    El aegritudo amoris (mal de amor extremo) que padece el amante masculino se analiza clínicamente en este corpus de tratados en sus muchas permutaciones. El compendio médico del día, como de Bernardo de Gordonio Lilio de medicina, formar otra pieza del comentario contemporánea se refleja con precisión en Celestina. Tratamientos para Amor Héroes de Calisto, por la Areusa "dolor de la madre" (período menstrual), y para las palpitaciones de Melibea abundan en estos tratados.

    Los siervos de Celestina son vanos, engañosa, falsa a sus amos, y dado a murmurar rencorosa. Su mundo es el de la comedia humanística, y contrasta con el paraíso sentimental irreal en el que Calisto y Melibea se han limitado - un mundo de fantasía que tiene pocas posibilidades de permanecer en secreto por mucho tiempo. El resentimiento de la clase baja de sus maestros, sus celos y la desconfianza general de la otra, sus bravuconadas y la cobardía, y sus propios intereses amor carnal a menudo son parodias de las de sus superiores sociales. Por ejemplo, Sempronio aborda Elicia en un lenguaje que el lector ha escuchado de Calisto rhapsodizing más de Melibea, y él describe Pármeno como "otro Calisto" (otro Calisto), cuando la virginidad de su amigo se pierde con Areusa; Sosia piensa que podría dar como buena una cuenta de sí mismo como un amante como Calisto, si se le diera acceso a Melibea y Areusa hace que el sospechoso lector que no le importaría una aventura de su propia con Calisto. La falta de definición de los límites de clase y el orden jerárquico que debe regular el mundo se burla - un hecho que Pleberio, en otro contexto, se lamenta en la conclusión de la obra, habla en contra del amor, la fortuna, y el mundo. Los personajes que están involucrados en el tráfico de carne - Claudina, Celestina, Elicia, y sus clientes, así como la cría más independiente de las mujeres disponibles en el mercado tipificadas por Areusa - son un fiel reflejo de la forma en que los diversos niveles del congreso sexual fueron estructuradas y reguladas por las autoridades municipales en la España moderna.

    La enorme deuda contraída con la comedia humanista por Celestina también se manifiesta de otras maneras. Estas obras se leen a menudo en los círculos universitarios, donde sirvieron como textos para el aprendizaje de la retórica y la composición y para la práctica de la propia América. Como Celestina, son composiciones en prosa dividida en actos y que se ocupan de amor ilícito. Ellos ponen más énfasis en el color local y el espacio escénico y el flujo del tiempo más elástica, que en el caso de las comedias elegíacos anterior como Pánfilo; apartes y acotaciones implícitas son comunes, los funcionarios realizan en asuntos de amor a la sombra de su maestros y maestras, y el padre a menudo aparece en las escenas con la hija, y la hija se muestra dispuesta a hablar por sí misma en los encuentros con su amante. Celestina recoge todos estos elementos y los perfecciona para que se prestan a la obra una verosimilitud que no se consigue en el mejor de la comedia humanística, ya que aquí se emplean en una intrincada concatenación de acciones que conducen una y otra vez, a trágica muerte, invirtiendo el final feliz estándar - por lo general en el matrimonio - de la comedia latina anterior.

    Tiempo y espacio en la Celestina son fluidos e inconmensurable. Ningún pueblo se identifica, y los nombres de calles e iglesias son las que aparecen en decenas de centros urbanos españoles. Algunos investigadores han hecho grandes esfuerzos para hacer que las acciones en Celestina tener lugar en tres o cinco días, ya que parecen seguirse unos a otros de una manera secuencial apretado. Para lograr estos paradigmas limpias, sin embargo, muchas alusiones internos en cuando tienen que ser descontado: la escena de apertura del acto 1 se describe en el acto 2 ha tenido lugar en un vago "otro día", se dice Calisto haber estado sufriendo desde su dolor de muelas durante una semana; Celestina dice haber hablado con Areusa en nombre de Pármeno más de tres veces; Melibea dice Pleberio que "muchos días han pasado", ya que Calisto se declaró a ella, y así sucesivamente. Estos pasajes no se puede hacer que se vaya, y se refieren a que en Celestina el lector se ocupa psicológico más que el tiempo cronológico.

    Para dar cuenta de la discrepancia entre el desprecio por los comportamientos inmorales y exhibiciones ostentosas de los textos que enmarcan y la falta de renuncias en el texto mismo, algunos estudiosos han argumentado que Rojas estaba reaccionando al tratamiento injusto de los Judios y judaizantes, esta teoría ha dado lugar a repetidas reclamaciones de pistas escondidas en el texto, destinados a ser percibida por los lectores que compartieron con él ciertas actitudes conversos. Algunos estudiosos se han preguntado posibles identidades secretas de los personajes centrales: por ejemplo, que Calisto, que nunca ofrece casarse con Melibea, es de la casta inferior de los conversos que no se les permitió casarse con las mujeres de la "Serenísima sangre" (pura sangre), o que Melibea, Alisa y Pleberio son conversos que están ansiosos por todos los medios parecen ser los católicos ortodoxos y se esfuerzan denodadamente por mantener un cerrado círculo familiar para proteger su secreto, o que Celestina, un paria resentido de su lugar marginal en la sociedad, es una conversación con un profundo odio por los escaladores sociales exitosas como Pleberio. Por otra parte, Celestina y Calisto llamada para un sacerdote confesor momentos antes de morir, y Melibea ofrece su alma a Dios en una fórmula cristiana normal que ella se cae a su muerte. Ninguno de los tres ha expresado su preocupación acerca de Dios antes de enfrentarse a la muerte, por lo que estas declaraciones puede ser una retórica vacía de personajes que no prestara atención a una moral más alta de pensamiento o de acción, sino volver a una retórica cristiana repitieron en el pasado, impulsado por la realidad de muerte inminente. Alternativamente, es posible que un dogma católico que predica la contrición de último minuto y la esperanza de la redención, a pesar de una vida de pecado, está siendo parodiado por un autor que no es creer en ese dogma, o incluso si lo hace, ve que sirve hipócritas cristianos muy fácilmente. Más allá de la propia narrativa de ficción, uno se pregunta si está al acecho detrás de la voz cristiana autoproclamada de los textos que enmarcan de Celestina es un converso amargo y atormentado.

    http://www.nocturnar.com/imagenes/fernando-de-rojas-leyendo-la-celestina.jpg
    Otra cuestión que se ha debatido casi desde la primera publicación de la obra es si la magia juega un papel en el desenlace de la trama. El debate se ha centrado en si el espíritu maligno llamado en hilo de Celestina es la fuerza responsable de la necesidad de Alisa para visitar a su hermana enferma, siempre que el intermediario entre la audiencia privada que desee con Melibea, y si es la fuerza responsable de la inversión de Melibea de la inicial dura juicio de Calisto después de que ella acepta el hilo y lo cambia por su faja. La magia es, sin embargo, invocado en muchas otras partes de Celestina. En el acto 7 Celestina describe a Pármeno las actividades macabras en la que su madre, Claudina, enganchado, junto con Celestina en los cementerios y en los cruces que les valió la censura de las autoridades, ambos fueron emplumado, pero sólo Claudina fue juzgado y declarado culpable de la brujería y expuesto a la vergüenza pública en la plaza del pueblo. Lo que a menudo se llama el laboratorio de Celestina - descrito por Pármeno a Calisto en exquisito detalle en acto 1 - es un rico catálogo de ingredientes mágicos y fetichista de hechizos y encantamientos: retortas, ciervos médula; pomadas hechas de osos, serpientes y conejos; hierbas; aceites, agujas; hilos encerados; pelos de la barbilla de una cabra, y así sucesivamente. Celestina dibuja círculos mágicos en el camino, remienda virgos, fabrica y vende cosméticos de los mismos ingredientes sospechosos, y está involucrado en muchas otras actividades tortuosos. La eficacia de estas prácticas, sin embargo, es discutible. Pármeno despide actividades de Celestina como "burla y mentira" (la mentira y el engaño). Celestina misma, después de obtener la hoja de Melibea, agradece a su aliado diabólico por su intercesión en este asunto y para mantener sus promesas, pero el diablo no recibe todo el crédito: Celestina atribuye su logro en parte a Dame Fortune, cuyos favores se extienden a la atreverse, y acredita a sí misma, a su vez, por ser el más hábil de los muchos en su profesión, viéndose a sí misma como la envidia de los nuevos profesionales cuyas habilidades no están al mismo nivel que la de ella. Por otra parte, la hermana de Alisa fue presuntamente enfermo antes conjuro de la noche anterior de Celestina, y Alisa debe haber estado asistiendo con regularidad, ya que la página de la hermana está presente y esperando para acompañarla. Y en Hechos 4, 10 y 20 se hace el punto de que Melibea estaba secretamente enamorado de Calisto desde la primera vez que lo vio, un evento que precede a la escena del conjuro. Si determinación virtuosa de Melibea se ve socavada por una fuerza sobrenatural, o si, por el ejercicio de su libre albedrío, ella sucumbe a sus propios deseos internos sigue siendo una cuestión abierta. Tales consideraciones permiten al lector a interpretar conjuro más teatral de Celestina del diablo como un intento de reforzar su confianza vacilante mientras se prepara mentalmente para este asalto peligroso en casa y el honor de Pleberio, ella expresa sus temores tanto antes como después de realizar los ritos de magia negro .

    La retórica funciona también en una variedad de maneras en Celestina. Celestina es claramente un experto en manipular y persuadir a otros para sus causas. Cada vez que un personaje le propone matrimonio a un curso de acción basado en la planificación racional, el buen sentido, o incluso sin paliativos el interés propio, Celestina es capaz de contrarrestar o para doblar a sus propios fines mediante la invocación de un rico acervo de refranes, máximas, refranes , sierras viejas y adagios, y los clichés. Estos pasajes son prueba del choque en la época de Rojas entre dos formas de incorporar el aprendizaje en la vida cotidiana: el antiguo conocimiento transmitido oralmente de generación en generación, en comparación con los nuevos conocimientos adquiridos a través del estudio y el debate académico ya través de la palabra impresa.

    En Celestina hay lectores - Melibea, Calisto y Pleberio - y no lectores. El comportamiento de los lectores está influenciado por lo que han leído, ya sea la literatura cortesana como el De amore (El amor, 1184-1186) de Andreas Capellanus, siendo ojeado por Calisto ya que el trabajo se abre, los clásicos latinos, o los más contemporáneos novelas sentimentales que Pleberio ha recomendado como lectura edificante Melibea, que imita ciertos comportamientos que se encuentran en esas historias emocionalmente sobreexcitada. Pleberio es un lector de estas diversas fuentes y los utiliza como guía en su vida. El conocimiento impartido por estos textos, sin embargo, no a todos.

    Los no lectores incluyen Sempronio y Pármeno, que parecen tener más bien una gran cantidad de conocimiento inesperado, Sempronio, en especial, cita autores que pueden parecer inverosímil para un siervo unschooled saber. Pero las referencias clásicas fueron mucho boca en boca, sobre todo en las ciudades universitarias como Salamanca. Uno no tenía que leer obras en el latín original, ya que muchos habían sido traducidos y aforismos habían sido sacados de las obras de Séneca, Boecio, Aristóteles y Petrarca y distribuidas de colecciones de dichos sabios. Servidores inteligentes pueden hacer una demostración de tal conocimiento en Celestina sin sacrificar la verosimilitud.

    El respeto de aprendizaje de los libros y la erudición fue en ascenso en la segunda mitad del siglo XV, que ofrece un desafío a la influencia de la sabiduría tradicional oral. La mezcla de estas dos fuentes es un subtexto importante a lo largo Celestina. La autoridad derivada de la experiencia está vívidamente descrito como Celestina corteja a varios personajes a cumplir sus órdenes: Pármeno en actos 1 y 7, Melibea en actos 4 y 10, y Areusa y Elicia en el acto 7. Una y otra vez se evoca el tema del carpe diem, desviando cualquier reto a su autoridad mediante la participación de sus compañeros de batalla verbal en placeres inmediatos. Ella es el filósofo arco del momento hedonista, y la adquisición de placer es su oficio. La autoridad y la experiencia de Celestina son un elemento importante en sus pretensiones de ser el último profesional, en su explosión enojado con Sempronio en la Ley 12, que dice: "¿Quien só yo, Sempronio ¿Quitásteme de la putería calla tu lengua, no amengües? mis canas, Que soy una vieja qual Dios me Hizo, no peor Que TODAS .... vivo de mi oficio, Como cada qual oficial del Suyo, muy limpiamente "(¿Quién soy yo, Sempronio? ¿Me has traído de la prostitución? Cállate, no desafiar mis canas [edad, experiencia], yo soy una mujer vieja como Dios me ha hecho, no es peor que otros .... me gano la vida de mi propio comercio, al igual que cualquier otra persona la de él, y lo hago con honestidad).

    Ofertas de Celestina con amor concupiscente o Ovidio, la fortuna inconstante, y se cierne la muerte. Cada uno es una inversión de los temas más nobles: el amor de Dios, la constancia de la justicia y la vida eterna. Los primeros dos, amor y fortuna mundanas, son perseguidos por todos los directores. Incluso la Celestina edad, aunque ya no relaciones sexuales, aún emoción deriva de su papel ocasional como un voyeur, y Lucrecia, una figura secundaria, se metió dos veces en este papel en la ampliación de la tragicomedia de veintiún acto. A excepción de Calisto y Melibea (y sus padres), cada personaje busca ventaja monetaria, y en su búsqueda se abandona el amor de caridad y se mueven inevitablemente hacia una muerte rápida y unredeeming.


    El egoísmo, el egocentrismo, la codicia y el placer son los principales motivadores de acciones en Celestina. El poder corrosivo de cupiditas y concupiscentia se resistió brevemente por Pármeno y Melibea. Cada uno es destetado lejos de la lealtad - Pármeno de fidelidad a Calisto, Melibea de su lealtad filial a su familia - como el honor, la reputación, y la honestidad son intercambiados por las ganancias efímeras e ilusorias. Pero tan fuerte son los señuelos de amor concupiscente y de lucro y ventaja sobre otros que nada cambie, incluso cuando la vida de Celestina de repente se apagó en el acto 12. Celestina es un catalizador para la liberación de la pasión indecente, no es la causa de la misma. Ella promueve el resultado, pero lo que ya es latente, en espera de una mano experta para liberarlo.

    Las tendencias destructivas en el extranjero en el mundo que las reglas Celestina son objeto de dos discursos especialmente elocuentes acerca de la causalidad moral. Pármeno advierte a Calisto en el acto 2: "Señor, PORQUE perderse El Otro Día el neblí FUE causa de tu entrada en la huerta de Melibea a le Buscar, La Entrada causa de la ver y Hablar, la habla engendro Amor, el amor pario tu pena , la pena causará Perder tu cuerpo y alma y Hazienda "(Si, debido al errático vuelo del halcón, el otro día que entró en el huerto de Melibea buscarlo, su presencia allí le causó a ver y hablar con Melibea; su conversación engendrado amor en vosotros este amor el dolor engendrado, y el dolor que causará la pérdida de su cuerpo, su alma y todo lo que cuenta). La misma lección se extrae por Pleberio en el acto final: "Del Mundo me quexo, PORQUE En Si me crio, PORQUE no me Dando vida, no engendrara en El a Melibea; no nascida, no amara, no amando, cessara mi quexosa y desconsolada postrimería "(I maligna del mundo, porque me dio la vida, no me había dado la vida, yo no tendría Melibea engendró; ¿No había nacido, ella no habría querido, y nunca haber amado, mis últimos días en este mundo no habría sido lamentable y preocupante). Pleberio no puede ver lo que está delante de él ahora más de lo que podía cuando él nació, o casada, o padre de una hija. En verdad, el mundo está sin gobierno, y la gente tablero a ciegas, sin hacer caso de aquellos valores que pueden consolar con la promesa de otra vida.

    El lector ve que lo que sucede en la Celestina es predestinado, con el apoyo de una montaña de referencias irónicas a eventos futuros y eventos cuyas causas se perciben sólo en retrospectiva. Sin embargo, los personajes, a pesar de ser ignorantes de la falta de orden y control que guía su curso de acción y sin saberlo, cegado por sus pasiones y deseos, siguen actuando con libre albedrío completo. Como individuos, que no defienden los valores eternos, no la filosofía moral superior para ayudar a evaluar las decisiones que toman. La reunión de Calisto con Melibea está contaminado por la lujuria desde el principio, y la dependencia de Pleberio en ganancia mundana está fuera de lugar. Rojas sugiere que si las decisiones y acciones de uno no son moral y responsable, que inevitablemente conducen al desastre. En Celestina hipocresía reina, y las ambiciones personales de nadie está realmente satisfecho.

    Calisto y los demás representantes de las clases terratenientes adinerados y serán humillados porque no tienen valores elevados. Parodias Calisto el amante cortesano; parodias Melibea señora del amante cortesano, Pleberio es una parodia del padre protector que piensa que su fortuna le proporcionará la protección que sus únicas órdenes hija, y Alisa es una parodia de la madre que es engañado fácilmente por su hija propia. Los personajes nobles pueden hablar en un lenguaje impropio y grosero, sin embargo, las personas socialmente más humilde Pármeno y Sempronio se burlaban de cuando imitar el lenguaje cortesano hueco de su maestro. Lust reduce Sosia a revelar secretos que revelan el maestro que sirve. Areusa parece ser una presa fácil para el engaño de Celestina, pero ella está esperando astutamente el momento en que puede brillar.

    Celestina fue condenada por algunos contemporáneos por su contenido erótico e inmoral y admirado por los demás por sus advertencias a los jóvenes, su estilo y su excelencia retórica. En otras palabras, los lectores interpretaron el trabajo de diversas maneras a continuación, y todavía lo hacen hoy en día. La clave para las evaluaciones contradictorias de Celestina es la máxima de Heráclito, citado en el prólogo de Rojas, que la afirmación y la disonancia son el estado natural del universo en el que viven los seres humanos, se desarrollan y mueren.

    Decenas de obras se han basado o inspirado por Celestina, y miles de alusiones se han hecho a la misma a lo largo de más de cinco siglos - un fenómeno que ha adquirido el sobrenombre de la celestinesca (La Celestina-como o celestinesque) , pero en general se acepta que ningún otro trabajo compite con vista panorámica de la original del lado oscuro de la naturaleza humana. La descendencia de Celestina son conocidas por su variedad. Menos de una docena de años después de que la obra se publicó por primera vez, un seiscientos-line balada anónima española volvió a contar la historia de los trágicos amantes en verso octosílabo. En 1513 Pedro Manuel Ximénez de Urrea publicó una versión teatral de Celestina, lo siguió un año después con una obra celestinesque, Penitencia de amor (penitencia de amor), y su Égloga de Calisto y Melibea incluye materiales del primer acto de la Celestina. Tanto la balada y las obras de teatro avalan y reflejan los aspectos performativos que están implícitos en las lecturas orales semidramatic de la obra original. Incluso antes de Feliciano de Silva resucitó Celestina en 1534 en su Segunda Celestina, muchas otras obras en prosa con intrigas de amor similares aparecieron. Estos incluyen la trilogía de comedias Thebaida 1521, Serafina, y Hipólita, de Jaime de Huete Comedia Tesorina de 1528, y, en el mismo año, Francisco Delicado de muy admirada Lozana andaluza (la chica andaluza Comely). En 1536 Gaspar Gómez de Toledo publica la Tercera Parte de la tragicomedia de Celestina, en 1542 Sancho de Muñón sacó la Tragicomedia de Lisandro y Roselia Llamada Elicia y Por Otra Parte Cuarta obra y Tercera Celestina (Tragicomedia de Lisandro y Roselia, llamada Elicia, y también el cuarto trabajo y Tercera Celestina), y en 1548 Sebastián Fernández publicó la Tragedia Policiana. En la calidad sí tractan los muy desdichados amores de Policiano y Philomena, executados Por La Industria de la diabólica vieja Claudina, madre de Pármeno y maestra de Celestina (Tragedia de Policiano. En el que aprendemos del Love Affair Muy Descontento de Policiano y Philomena Diseñado por el Alcahuete Diabolical Antiguo, Claudina, madre de Pármeno y Maestra de Celestina).

    Las lecturas de los primeros textos Celestina están incrustados en la Comedia Selvagia (1554), de Alonso de Villegas Selvago y en Comedia Llamada Florinea de Joan Rodríguez Florián (comedia llamada Florinea, 1554). Celestinesque prosa de ficción era todavía popular en la época de Cervantes, haciendo sentir su presencia en la de Francisco López de Úbeda Libro de Entretenimiento de la Pícara Justina (Pleasing Crónica de que Wayward Chica Justina), publicado en 1605 - el mismo año que la primera parte la obra maestra de Cervantes, Don Quijote -, así como muchas ficciones en prosa por el prolífico Jerónimo de Salas Barbadilla, como La hija de Celestina (La hija de Celestina, 1612). A lo largo de este período, la Celestina original fue reeditado con frecuencia.

    Varios textos teatrales reflejan continua familiaridad con Celestina, de principios del siglo XVI, con la obra de Bartolomé de Torres Naharro (Comedia Himenea, 1517), Lope de Rueda y Juan de la Cueva, a la XVII, cuando Lope de Vega modeló muchas de sus personajes en figuras de Celestina - ninguno más estrechamente imitativa que su El caballero de Olmedo (El caballero de Olmedo, alrededor del año 1620), que cuenta con un intermediario, Fabia, el modelo de Celestina. Una de las novelas de Lope, La Dorotea (1632), también cuenta con un personaje "Celestina".

    http://www.nocturnar.com/imagenes/fernando-de-rojas-Fernando-de-Rojas.jpg
    A pesar de que no se publicó en España entre 1633 y 1822, Celestina desafió los esfuerzos para reprimir, y numerosos documentos dan fe de su haber sido propiedad y leer. En 1793 la Inquisición prohibió nuevamente, esta vez incluso para los miembros de los grupos especiales de censura de la Iglesia. Una vez que se hace circular de nuevo en la prensa, en 1822 la edición guapo de León Amarita impreso en Madrid, que fue ensalzado en una amplia revisión de la política liberal José María Blanco White desde su exilio en Inglaterra. Desde entonces, Celestina nunca ha sido una vez más fuera de impresión. Ediciones de Celestina se publicaron todas las décadas del siglo XIX, después de los dos primeros, y durante ese tiempo, se convirtió en el clásico sigue siendo reverenciado en el mundo de habla española.

    Después de volver a imprimir, Celestina estimuló nuevamente la creación de obras independientes. En una de las historias en sus Escenas matritenses (Madrid Scenes) Ramón de Mesonero Romanos describe Celestina para el público lector del siglo XIX. Este trabajo fue seguido en 1840 la novela de Eugenio Hartzenbusch, Los polvos de la Madre Celestina (Los polvos del amor de la Madre Celestina). Francisco Goya, Cecilio Pla, y Pablo Picasso son algunos de los artistas de renombre cuyas representaciones de Celestina se reproducen en ediciones ilustradas de la obra. Versiones operísticas han sido protagonizadas por Felipe Pedrell en español en 1903, por Jerome Rosen en Inglés en 1978, y de Maurice Ohana en francés en 1988, Federico Romero escribió un (opereta) Versión zarzuela que no se ha realizado. El trabajo fue coreografiado en 1968, 1995 y 1999.

    Celestina se ha adaptado para la escena española muchas veces. Aunque el trabajo ha sido visto por miles de espectadores en Inglés, francés, alemán, italiano, holandés sueco, danés, griego, portugués, polaco, serbocroata, y valona, ​​que ha tenido un impacto significativo en español en la Península Ibérica y en toda América Latina. Celestina se ha convertido en un clásico papel de las actrices con experiencia, algunos de los cuales jugaron personajes menores en producciones anteriores. En 1997 fue elegida una producción de Celestina para abrir el año de Suecia como capital cultural de Europa.

    Desde 1964 Celestina ha sido filmada en Italia, en México, y dos veces en España, ha sido presentado como un musical en Londres y Nueva York, y que ha sido publicado en las ediciones de mesa de café ricamente elaborados e ilustrados, entre ellos uno con ilustraciones de José Segrelles y Luis Enríquez de Navarra publicado en Valencia en 1946, y una traducción al alemán 1989 por Fritz Vogelsang con sesenta y seis ilustraciones de Picasso negro-blanco y publicados en Fráncfort del Meno. El trabajo ha inspirado la poesía de Jorge Guillén, Manuel Mantero, y Joaquín Benito de Lucas.

    La erudición moderna de Celestina, además de de Blanco White 1824 la revisión de la edición de Amarita, data sólo del estudio de la señal de Marcelino Menéndez y Pelayo en el prefacio de la edición especial de dos volúmenes preparados para la cuarta celebración del centenario (1899, 1900). Desde entonces, Celestina ha dado lugar a cientos de monografías, artículos y notas, muchas conferencias internacionales, decenas de tesis y disertaciones doctorales, una revista académica, Celestinesca; sitios web, e incluso una sala de chat de Internet. Al mismo tiempo clásico y moderno, Celestina es una buena posición para vivir durante otros quinientos años.
     

Compartir esta página