Frases menos conocidas de Oscar Wilde

Tema en 'Filosofía' iniciado por Daniel, 6 Abr 2012.

  1. Daniel

    Daniel Daniel A. M.

    Estas frases fueron extraídas del poco conocido ensayo La Decadencia de la Mentira, y otras fueron recopiladas por intelectuales que se reunían con Wilde después que salió de prisión, entre ellos André Gide que llegó a Premio Nobel de Literatura. Este Wilde del ensayo mencionado y las conversaciones, es más serio que lo que conocemos habitualmente., pero aún así se le escapa cada tanto alguna de sus filosas ironías.


    A veces pienso que Dios sobreestimó sus capacidades cuando creó al hombre

    Una mujer pobre que entrega su cuerpo es una prostituta, si lo hace una mujer rica es una dama a la moda.

    Ningún verdadero artista ve las cosas como son, si lo hiciera no sería artista

    Me conformo con los lujos, que los demás se queden con las necesidades básicas

    La insatisfacción es el primer paso hacia el progreso de un hombre

    Los escritores rusos son maravillosos. La piedad que ponen en sus obras los hace extraordinarios

    Cuando una obra mía se publica se convierte en propiedad pública

    Ningún hombre debería guardar secretos a su esposa, ella los descubrirá siempre.

    La filosofía alemana no puede ser la verdadera explicación de este mundo, sea ual sea la del siguiente

    Hay mucho por hacer en este mundo

    El deber es lo que uno espera de los otros

    Es peligroso ser muy moderno. Se pasa de moda rápidamente.

    Se requiere mucho valor cuando lo que se intenta destruir es la estupidez

    Sálvenme de tener discípulos

    Los críticos siempre se disculpan en privado por lo que han escrito sobre mí en público

    Libertad de expresión no significa que el periodismo siempre ocupe el estrado del Juez y nunca el banquillo de acusado

    Mentir por un salario mensual es algo muy conocido

    Ese señor no es callado, pero carece de conversación

    Cuando uno lee algunas muertes narradas por ciertos escritores, es imposible no conmoverse hasta la risa.

    Nunca intentes echar abajo la Iglesia, saldrás mal herido del derrumbe

    Nunca compres algo sólo porque es caro

    La silla más cómoda, la uso yo cuando recibo visitas

    Cuando ví todo ese oro en Estados Unidos, y pensé que sería transformado en horribles dólares , no pude evitar ponerme triste

    No se puede despertar la gratitud de los ingratos, es tan vano como intentar despertar muertos a los gritos

    Seguramente tendré muchos nuevos amigos después de muerto

    Cuando uno lee Historia se siente enfermo; más que por los crímenes de los malvados, por los castigos que impone lo que llaman sociedad “civilizada”, que en realidad podría llamarse comunidad embrutecida

    No se deben predicar virtudes que uno no necesita ejercer. Los ricos aconsejan ahorrar, los ociosos hablan de la dignidad del trabajo.

    Háblame de las penurias del hombre de genio y lloraré lágrimas de sangre.

    En mis obras puse todo mi talento, el genio lo dejé para mi vida.

    Nada sobrevive a ser pensado

    Al simpatizar con el sufrimiento ajeno, no dejamos de tener cierto temor por llegar a sufrir lo mismo

    No participo en juegos al aire libre excepto el dominó

    No participo en deportes porque no me gusta patear ni ser pateado

    La única forma de ejercicio que practico es hablar

    En Estados Unidos todos están apurados por tomar el tren. Es un estado de cosas que no favorece al arte.

    No se debe confundir la virtud de la paciencia con el vicio de la apatía

    Estoy triste: muchos hombres no creen en Dios, y muchos otros no creen en mí




    Wilde amaba la libertad, la justicia, la generosidad y la verdad; nada conveniente en los tiempos en que vivía. Sus conversaciones eran obras de arte casi perfectas, cada frase un aforismo, una declaraciónintelectual estilizada. Incluso creaba piezas narrativas de gran valor que no se han perdido porque susamigos en el destierro se ocuparon de recopilarlas. “El mundo real-dijo Wilde al joven Gide- existe sin necesidad de nombrarlo, es del mundo del arte que debemos hablar los artistas, sin nosotros no existiría.”
     

Compartir esta página