Estás en:

El negocio del pelo natural: cuánto se paga por kilo

Con el boom de las extensiones, que generó furor en las peluquerías -en especial en las porteñas-, se reactivó la compra-venta de cabello real El negocio de la compra-venta de cabello siempre se asoció con la confección de pelucas. Esto sucedió básicamente porque hasta el momento ningún material sintético imitó con suficiente fidelidad la caída, resistencia y textura propia del pelo natural. En la actualidad, el cabello se utiliza para la fabricación de postizos, extensiones, colas y cortinas (que son una especie de entretejido) a causa del boom ocasionado por la simple acción de la moda, hace ya dos años.
09/02/07 13:59 hs
@ Vero
1 El negocio del pelo natural: cuánto se paga por kilo
Con el boom de las extensiones, que generó furor en las peluquerías -en especial en las porteñas-, se reactivó la compra-venta de cabello real

El negocio de la compra-venta de cabello siempre se asoció con la confección de pelucas. Esto sucedió básicamente porque hasta el momento ningún material sintético imitó con suficiente fidelidad la caída, resistencia y textura propia del pelo natural.

En la actualidad, el cabello se utiliza para la fabricación de postizos, extensiones, colas y cortinas (que son una especie de entretejido) a causa del boom ocasionado por la simple acción de la moda, hace ya dos años.

Mueve buen dinero, ya que detrás de las extensiones hay todo un público femenino y en menor medida masculino que sostiene al mercado.

¿Cuánto se paga el kilo?

Según indicó Adrián Arias, peluquero especialista ubicado en la avenida porteña Córdoba al 1500, “el pelo se paga por peso y sirve a partir de los 40 centímetros en adelante. Aunque el precio varía según la calidad, un kilo cuesta en promedio 500 pesos”.

Arias recordó que una cabeza tiene alrededor de 100-150 gramos. Por tanto, se podrá obtener entre 50 y 100 pesos, según color y calidad.

El costo de las extensiones

Desde el local Ale Madonna, ubicado en Mataderos, una experta consultada contó que “hoy hay mucha más gente que antes interesada en vender y comprar pelo porque hoy las extensiones están de moda. Los precios son más accesibles y porque la mujer siempre quiere lo que no tiene: si lo tiene corto, lo quiere largo y al revés”.

Según las averiguaciones realizadas por Infobae.com, para “estirarse” el pelo y que “mágicamente” pase del hombro a la cintura son necesarias alrededor de 50 mechas, cada una de las cuales se cobra entre 7 y 20 pesos.

Algunas veces se cobra también la colocación: si la clienta trae el pelo que quiere usar, entonces sólo saldrá entre 2 y 4 pesos. Pero en general no se compran los cortes traídos porque son mucha mezcla, y a veces mezcla de natural y sintético.

Por su parte, Arias señaló que el público “subió un montón, porque ahora usan extensiones en todas las edades, desde los 16 a los 60 por moda, por enfermedad, porque se les cae el pelo, porque quieren más cantidad”.

La duración de una extensión varía de acuerdo co el pegamento que se utiliza, entre 2 y 3 semanas a 2 y 3 meses. Luego, hay que realizar un “service” que cuesta 3 pesos por extensión.

“Las cortinas se cobran 100 pesos. Se usan más que la extensión porque son más cómodas: se aplican en un solo lugar y no en 100-50. Además, se pueden coser con aguja e hilo”, dijo Arias.

Procedencia del cabello

De acuerdo con especialistas de la firma Stella Maris, el cabello “viene de todas partes del país a Buenos Aires por el furor que hay con las extensiones y cortinas” y agregó que “los precios varían según esa procedencia, según quién lo vende, si trae descarte, está sucio, grueso; la tasación se va haciendo en el acto”.

“El que vende pelo lo hace por necesidad económica o porque se tomó la decisión de hacer un corte y aprovechan a venderlo”, dijo.

Para Arias, que hace 30 años se dedica a la peluquería y desde hace 4 a las extensiones “se incrementó mucho la venta de cabello natural que proviene de Salta, del norte, de la India , de China”.

Más allá de que ahora el “aplique” de cabello es moda, igual que en otras épocas, muchos de los que venden su pelo lo hacen en una importante proporción por necesidad económica. Del otro lado, la demanda está conformada por mujeres de estatus medio y alto que a veces pagan fortunas para poder lucirlo.

Fuente: Infobae

space
Tema Cerrado


¿Te gusta este tema? Compartí ahora!

©2014 nocturnar.com