Estás en:

“La trova siempre es la misma, pero siempre tiene algo nuevo que decir”

Pablo, alguna vez le agradeciste a tu madre, en la tapa de uno de tus discos, porque siendo muy pequeño te obligó a cantar. ¿A qué edad empezaste a cantar? -A los seis años. Cantaba canciones mexicanas, que eran las que más se escuchaban en la radio, en esa época, en la región oriental de la isla. -¿En que región naciste? -Yo soy de Bayamo, localidad ubicada en el oriente de Cuba. -¿Cómo fue llegando el bolero a tu vida, siendo que empezaste a cantar de tan pequeño? -El bolero llegó igual que las canciones mexicanas a través del “Trío
24/04/07 09:33 hs
@ isabel
1 “La trova siempre es la misma, pero siempre tiene algo nuevo que decir”
Pablo, alguna vez le agradeciste a tu madre, en la tapa de uno de tus discos, porque siendo muy pequeño te obligó a cantar.


¿A qué edad empezaste a cantar?

-A los seis años. Cantaba canciones mexicanas, que eran las que más se escuchaban en la radio, en esa época, en la región oriental de la isla.

-¿En que región naciste?

-Yo soy de Bayamo, localidad ubicada en el oriente de Cuba.

-¿Cómo fue llegando el bolero a tu vida, siendo que empezaste a cantar de tan pequeño?

-El bolero llegó igual que las canciones mexicanas a través del “Trío los Panchos”. Mi hermana mayor era fanática de ese trío y escuchaba por la radio sus canciones, y yo también las escuchaba. Me aprendí toda esa música, y me hice fanático cuando fui más grande.

- Lentamente fuiste incorporando una serie de experiencias que modificaron tu percepción de la música.

-Por supuesto. A los siete años me fui a vivir a la Habana. Y toda la música que escuche en la capital cubana tuvo una influencia muy importante en mi carrera y en mis futuros estudios.

-Pablo, ¿Cómo llegaste al grupo de experimentación sonora?

- Ya había recorrido muchos grupos. Había estado en orquestas típicas como los “Van, Van”, en cuartetos, en tríos, en corales. Lo único que me faltaba es estar en un grupo de experimentación sonora como fue ese, dentro de la industria cinematográfica. Y lo hicimos en el año ‘69. Ese fue un grupo de mucho aprendizaje, de mucho estudio en serio. Yo tenía veintipico de años y había dejado la música varias veces. Pero en aquella etapa me dediqué seriamente a estudiar, con el maestro Leo Bravo y fue una etapa muy fructífera.

-Los que alguna vez visitamos la Isla, conocemos aquel dicho que dice que Cuba habla cantando, baila caminando, y enamora cantando.

-Hay una gran tradición musical en la isla. Pienso yo que es por la confluencia de todas las tradiciones que tenemos: la española, la europea, la africana. Todo el caribe tiene estas ricas influencias pero en Cuba por ser la isla mayor se dio una música muy fuerte y una cultura muy rica.

- ¿Cómo se compadece la nostalgia que suele campear en tu etapa de la trova con esa alegría que distingue al pueblo cubano?

- En el cubano vive esa dualidad. El cubano tiene una inclinación al drama, a la pasión, esto viene por la parte europea que nos legaron, pero también tiene una inclinación a la alegría, que viene del legado africano. Somos capaces de sufrir y de repente olvidar todo lo que estamos sufriendo y empezar a gozar. De ahí nuestras características, nuestra idiosincrasia.

-Pablo, ¿Cuándo y cómo compones? ¿Necesitas estar en algún estado de ánimo especial?

-No, el tiempo me ha dado un oficio que me da disponibilidad para sentarme y trabajar. Naturalmente hace falta un poco de inspiración, un poco de musas. Pero como dicen los poetas que la musa me encuentre trabajando.

-¿Estas dedicado sólo a la música?

-Sí, a la música y a trabajar con muchos jóvenes en mi estudio de grabación. Comparto con ellos mis experiencias y me lleno también de sus experiencias. Nos nutrimos mutuamente. También grabo mucho, viajo mucho.

-Me gustaría que pudiéramos hacer una pequeña síntesis de los principales ritmos que han nutrido a la música cubana. Por ejemplo la habanera, que algo tiene que ver con nuestro tango. ¿Te influye la habanera en tu composición?

- Claro que sí, es que la composición rimática de la habanera es una composición que entra absolutamente en la música cubana y la define. Hay un cinquillo que es característico de la música cubana y de la síncopa cubana. La habanera es lo más auténtico que puede haber en cubanía. Aunque el son cubano la convierte en más sincopa, más característica, más auténticamente cubana. La habanera influye de manera determinante en nuestra música, pero también todos los géneros que han venido después: el danzón, el danzonete, la danza, la contra danza, el mambo, el cha cha cha, el bolero y muchísimos ritmos actuales.

- Tanto “Los Van Van”, como “El médico de la salsa” me parece que han mixturado ritmos que tienen mucho que ver con la vereda de enfrente, con la cultura norteamericana.

- Sí. Lo que ocurre es que estos tres focos de música popular, que son brasil, Cuba y Norteamérica, tienen una música muy influenciada por los sonidos africanos. La música de estos tres países se confronta y se influencia todo el tiempo.

-Después que Silvio, Noel Nicola y vos fundaron la trova apareció una segunda trova. ¿Tiene sucesores aquella trova?

-Sí, lo que ocurre es que la trova es una sola. Yo entiendo que la trova comenzó a finales del siglo XIX, en Santiago de Cuba. Luego fue recorriendo todo el país hasta que llegó a occidente, a la Habana, y ahí se quedó y se desarrolló. La trova siempre es la misma, pero siempre tiene algo nuevo que decir. La trova de hoy no es la misma a la nuestra, que viene desde hace 30 años. Los muchachos tienen otra forma de pensar, de decir. Eso los distingue.

-Incluso está apareciendo el rock en Cuba

-En cuba siempre ha habido rock. Algunas veces ha sido cuestionado por razones políticas, stalinísticas, pero eso nada tiene que ver con el desarrollo de la música, esos son otros cuarenta pesos.

-Pablo, ¿Cómo está tu relación con la revolución, por estos días?

-Muy bien. Siempre ha sido muy buena, porque me considero un revolucionario y partiendo de eso no hay nada que discutir. Pero sí difiero con muchas cosas, si critico muchas cosas, no estoy de acuerdo absolutamente con todo lo que está pasando. Lo mejor de todo es que lo hablo, lo converso y no hay ningún problema. Esa es mi relación con la revolución: soy el amante de ella, doy todo para que siga funcionando pero al mismo tiempo soy crítico con lo que no me gusta.

Fuente: "La siesta fantástica" -De Lunes a Viernes 14:00hs por LT10
Entrevista: Juan Carlos Betanín
Edición gráfica: Luciano Lazzarini
|| Fuente: 23 de abril de 2007 (lt10,eg)
Tema Cerrado


Descubre otros temas relacionados
¿Te gusta este tema? Compartí ahora!

©2014 nocturnar.com