Estás en:

Picaportes y Aldabas Antiguas

Historia Las primeras aldabas en la Edad Media parece que fueron unos martillitos suspendidos de las hojas de las puertas por la parte exterior. La forma más típica y bien antigua es la de argolla en las más antiguas de hierro generalmente unida a una cabeza de bronce. Se golpeaba con ellas sobre una cabeza de clavo bastante gorda. Servían además como tiradores y en las puertas de algunas iglesias eran un signo de asilo que se requería asiéndose de dicha anilla. De tan antigua costumbre habla San Gregorio de Tours. Dicha cabeza era de león o de grifo o
08/07/09 14:30 hs
1 Picaportes y Aldabas Antiguas

Historia


Las primeras aldabas en la Edad Media parece que fueron unos martillitos suspendidos de las hojas de las puertas por la parte exterior. La forma más típica y bien antigua es la de argolla en las más antiguas de hierro generalmente unida a una cabeza de bronce. Se golpeaba con ellas sobre una cabeza de clavo bastante gorda. Servían además como tiradores y en las puertas de algunas iglesias eran un signo de asilo que se requería asiéndose de dicha anilla.

De tan antigua costumbre habla San Gregorio de Tours. Dicha cabeza era de león o de grifo o de quimera. De león eran, por ejemplo, las de los llamadores de la portada de la catedral de Puy-en-Vélay del siglo XI y otra del siglo XIII de la puerta occidental de la catedral de Noyón. Esta clase de llamadores se destinaron especialmente a las puertas de las iglesias sin duda porque así lo pedía la tradición del derecho de asilo.

La forma de martillo se usó más en las casas particulares. Los más antiguos eran sencillísimos y estaban adornados con grabados a buril. Del siglo XV, existen muchos ejemplares de hierro forjado entre los cuales los hay preciosos delicadamente forjados y cincelados y con escudo pintado de los colores heráldicos correspondientes. Andando el tiempo, esas aldabas cayeron algo en desuso y sólo se conservaron para las puertas de las habitaciones rurales. Se sabe que en las puertas de los castillos hubo aldabas sin duda no adheridas más que a las hojas de las poternas sin puente levadizo o a las puertas de las murallas exteriores.



5dgo36py

dftieszu

tcf7chb0

eh3dtbnl

k55th3g6

twu9bzln

0oqznzbl

znkp6142

vw5twzuo

2sdv36nk

cl6l2tcl

qk9s4a0r

oa2ywnh9

iakm77a4

xl7cn49b

250nse3p

edmqzuhh

5q0sq0m7

uuw0yyxd

qoexfn01

qze8uvcv

gcfa0pj4

65jq0mwi

l1f4dhuz

4nej5rq8

0lu68zos

czop268p

7v4yh35k

m8vu0n1q

3u2e6z3q

qt9ww7fg

sein4nxe

xecuxtww

g56xcq9t

22nbg89z

f9g3sgdb

7hljbuia

gkokogm4

qg39p2c3

rg3vhtzr

nyrw7oce

7k1vk9i7
Responder este tema


¿Te gusta este tema? Compartí ahora!

©2014 nocturnar.com