Estás en:

Frecuencia de las relaciones sexuales. ¿Qué es lo normal?

Frecuencia de las relaciones sexuales. ¿Qué es lo normal? Es uno de los cuestionamientos más frecuentes. Las personas están a la búsqueda permanente de que alguien les diga un número, para poder así ubicarse y saber si son "normales" o no. Primero tendríamos que saber, que es "nomal", que se entiende por normalidad. El concepto puede ser estadístico: normalidad es lo que hace la mayoría. En ese caso, la búsqueda ansiosa de un número, de un porcentaje, podrá permitir al usuario, encajarse en la tan mentada "normalidad", o no. Pero lo que la mayor parte de las personas entiende por
17/09/07 16:44 hs
@ isabel
1 Frecuencia de las relaciones sexuales. ¿Qué es lo normal?
Frecuencia de las relaciones sexuales. ¿Qué es lo normal?

Es uno de los cuestionamientos más frecuentes. Las personas están a la búsqueda permanente de que alguien les diga un número, para poder así ubicarse y saber si son "normales" o no.

Primero tendríamos que saber, que es "nomal", que se entiende por normalidad. El concepto puede ser estadístico: normalidad es lo que hace la mayoría. En ese caso, la búsqueda ansiosa de un número, de un porcentaje, podrá permitir al usuario, encajarse en la tan mentada "normalidad", o no. Pero lo que la mayor parte de las personas entiende por normalidad, se encuentra en el diccionario: allí se dice que lo normal, es ..... lo normal (¡!), la norma aceptada, (nuevamente por la mayoría), lo que remite al concepto, a las variaciones lógicas de la época, del lugar geográfico y los momentos diferentes para cada persona, para cada grupo social, para diferentes pensamientos, concepciones y costumbres.

Lo que es normal para un argentino, puede no serlo para un norteamericano o un tailandés.

Lo que fue normal en el medioevo, puede no serlo dos o tres siglos después. Lo que es normal en medio de una capital cosmopolita y con personas anónimas como Buenos Aires, puede no serlo en un pueblito del interior del país, cargado de mitos y preconceptos, donde todos se conocen.

Habitualmente la pregunta sobre la frecuencia de las relaciones sexuales, hecha a un profesional, da como respuesta habitual un número, cargado de preconceptos emocionales donde los problemas y características personales predominan. La respuesta habitual queda librada al sentido común de los profesionales y las personas que consultan.

Los varones suelen estar preocupados por la frecuencia. Es origen, muchas veces, de discusiones tensionantes en el seno de la pareja. Generalmente, los varones sienten que no tienen una vida sexual "como deberían". Las mujeres, suelen opinar en contrario.

Para ilustrar este problema, Woodie Allen, el genial director y actor, lo inmortalizó en su film "Annie Hall".

Concurre al Sexólogo la pareja. El profesional pregunta:
- ¿Con qué frecuencia tienen relaciones sexuales?
Annie Hall responde:
- Puhh ...! ¡Una barbaridad...!: Tres veces por semana.
Woodie Allen responde:
- Casi nunca: tres veces por semana.
La experiencia clínica muestra, que numerosas parejas adultas, de muchos años de vida en común, llegan a tener un acuerdo de una o dos veces por semana. Este número suele incrementarse durante las vacaciones y disminuye en relación con las ocupaciones de ambos, el estrés y el cansancio lógico que produce la actividad laboral, la ocurrencia de afecciones comunes como resfríos, gripes, catarros o indisposiciones varias.

Cuando la frecuencia disminuye significativamente, muchas mujeres suelen reclamar, pensando que el compañero "tiene otra", o "ya no la quiere como antes".


Es muy común que frente a cualquier inconveniente de tipo sexual - problemas eréctiles, problemas eyaculatorios, falta de Deseo o anorgasmia- disminuya la frecuencia, lo que termina agravando más aún la problemática sexual. La gente suele creer, que si espera "sentada en el umbral de la casa, verá pasar -como por arte de magia- el carro de la curación".

El ejercicio de la sexualidad, es como un entrenamiento cualquiera, que procede por "ensayo y error" alimentado por la frecuencia de la relación.

Es natural que durante los tiempos de la juventud, quizá desde los 16 a los 26 años de edad, según los casos, las dificultades de tener encuentros íntimos -problemas de vivienda, disminución de los ingresos económicos- haga que los jóvenes necesiten tener actividad sexual intensa y no puedan llevarla a cabo. Por lo que la pregunta sobre la normalidad, en éstas edades, deberá estar muy relativizada.

En la otra punta, en los años de cincuenta, sesenta o más edad, para ambos sexos, se impone, también, una frecuencia sostenida sin interrupciones durante todo el tiempo. En éstas edades, la ausencia de relaciones sexuales, influye notablemente en la fisiología. Se deberá tener en cuenta, que la sexualidad humana, es lo más parecido a la batería de un coche: "anda mejor, cuanto más se la anda".

Agradezco al Doctor Juan Carlos Kusnetzoff que me dio la autorización de publicar este material, cualquier consulta se la pueden realizar a el email

juanck1937@yahoo.com.ar

Sitio Web
www.e-sexologia.com
burningoat
Aprendiz
128
mensajes
0
puntos
27/09/07 04:02 hs
2 Re: Frecuencia de las relaciones sexuales. ¿Qué es lo normal?
Todos los días me alimento.
Todos los dias voy de cuerpo.
Todos los días duermo.
Todos los días quiero sexo.

Pero, lamentablemente... no lo consigo.

Esta seria la frecuencia normal para mí:
UNO todos los días.
DOS los francos.
TRES los aniversarios.
CUATRO estando de vacaciones.

Pero A LO LARGO DEL DIA...! No soy tan fanfarron como para pretender semejante performance en un turno largo (2 horas y media) o un pernocte.

Y... tampoco con la misma mujer. La rutina mata el deseo.
Imaginense... ¿les gustan las milanesas con papas fritas? ¿todos los días? ¿de desayuno, almuerzo, merienda y cena?
Tema Cerrado


Descubre otros temas relacionados
¿Te gusta este tema? Compartí ahora!

©2014 nocturnar.com