La transformación de Buenos Aires durante el gobierno de Juarez Celman

Únete

En el decenio 1870 -1880, la arquitectura italianizante alcanza un creciente apogeo, seguido de una vertiginosa decadencia marcada por la corrupción decorativista, expresión de la prosperidad económica del país.

Por su parte, la generación del 80 define las nuevas pautas culturales y políticas dentro de una mentalidad europeizante y eclecticista. En lo económico se recuesta en Inglaterra; en lo inmigratorio, en España e Italia; en lo cultural y artístico, fundamentalmente en Francia, La arquitectura se asimila a la corriente academicista francesa – con una breve etapa de influencia alemana, a través de obras de arquitectos argentinos que estudian en Berlín (Ernesto Bunge, Carlos Altgelt) -, dando lugar a una prolongada adscripción a los lineamientos de la Ecole des Beaux Arts de París, de la cual egresaron la mayoría de los arquitectos que actuaron en la Argentina entro 1880 y 1910. La arquitectura académica francesa es en realidad, la que mejor representa la manera de ser liberal de la generación del 80, elite que se identifica “con la manera francesa de sentir, con el estilo de vida francés, con el gusto de los franceses”.

Pronto no será suficiente imitar los lineamientos académicos y borbónicos, adoptando sus elementos (mansarda, frontis, órdenes, balaustrada, modillón, etc.) y todo el repertorio expresivo de esta arquitectura. Sus propugnadores buscarán vivir a lo francés dentro de un molde habitacional francés. Esto explica que obras de importancia fueran encomendadas a arquitectos franceses que jamás vinieron al país, quienes proyectaban desconociendo el emplazamiento del edificio, o el modo de vida de su cliente (el que por otra parte estaba deseoso de cambiarlo pensando que “la casa hace el hombre”).
La transformación de Buenos Aires durante el gobierno de Juarez Celman 1 La transformación de Buenos Aires durante el gobierno de Juarez Celman 1 La transformación de Buenos Aires durante el gobierno de Juarez Celman 1
De esta forma surgieron el Palacio Paz (actual Círculo Militar), proyectado por Louls Sortais, y los múltiples diseños del arquitecto René Sargent (Palacios Errázuriz, Alvear y Bosch, en la Capital Federal, y Ferreyra en la ciudad de Córdoba).

La otra vía de transformación arquitectónica fue la de las grandes obras públicas, fundamentalmente la apertura de la avenida de Mayo, que posibilitó la ejecución de un homogéneo conjunto de edificios dentro de esta expresión afrancesada, y que llevó a Ciemenceau a decir: “Buenos Aires, una gran ciudad de Europa”.

La multiplicación de los palacetes, mansiones, petits-hotels, hotel-privés, etc, irá terminando con la imagen italianizante e impondrá la nueva moda arquitectónica. En treinta años (1880-1910) Buenos Aires deja de ser la gran aldea, para convertirse en la metrópoli europea que la civilización y el progreso encarnados en la elite del 80 deseaban.

Sin duda se puede afirmar que en el plano de las concreciones materiales, la arquitectura académica francesa creó la escenografía urbana necesaria para lograr la imagen de este cambio.

Deja tu Comentario