Patentes de Invención e Información Confidencial

Únete

Quiero ayudarte para que puedas aprender sobre la diferencia importante que existe entre las patentes y la confidencialidad que tan de moda esta dentro de las empresas.

Ademas como derecho es una de las materias que mas me gusta en la facultad estuve investigando un poco mas en profundidad relacionado sobre las marcas como se aplica y sus empleados que trabajan con ellas.

Para comenzar voy directamente a las preguntas que muchas veces puedes hacerte con el estudiar este tipo de rama dentro de lo legar empresario.

Otro punto importante que te explico es como se puede proteger legalmente y ademas que sucede cuando ya se extingue la relación laboral algo muy importante dentro de nuestros tiempos

¿Cuales son las diferencias existentes entre el régimen de patentes de invención y el régimen de protección de la información confidencial?

Patentes de Invención
Información Confidencial

Protección Legal: requisitos de novedad, altura inventiva y aplicación industrial.

Protección Legal: no se exige dichos requisitos.

Concesión de una patente, cosiste en que el titular describa detalladamente y publique el contenido de la invención sobre la que pretende la exclusividad.

No se revelan los conocimientos de los secretos empresariales.

El Estado emite un titulo de propiedad. (acto expreso de la administración estatal)

El Estado no emite ningún titulo de propiedad para obtener dicho amparo.

El primero que solicita la exclusividad se transformara (siempre que cumplan las previsiones legales) en su único propietario, con carácter excluyente.

Puede suceder que dos o más personas (independientemente y merced a sus propios meritos) desarrollen el mismo conocimiento en oportunidades y condiciones diferentes, convirtiéndose todos ellos en sus legítimos titulares.
Las patentes confieren un derecho erga omnes sobre la invención protegida. Si posteriormente un tercero accede a los conocimientos patentados, el propietario podrá impedir el uso que el tercero pretenda hacer de la invención.

La información confidencial no patentada no ofrece a quien la posee un derecho de exclusividad, sino que se encuentra protegida por las normas que impiden a los terceros obtener dichos conocimientos de manera contraria a los usos comerciales honestos. Pero si una persona alcanza tales conocimientos mediante sus propias investigaciones, ninguna acción legal podrá iniciar quien haya poseído los mismos conocimientos con anterioridad y no haya requerido la protección vía patente de invención.

La obtención de un titulo de patente implica para su titular el cumplimiento de determinadas exigencias para conservar su derecho (Ej.: pago de tasas, explotación de la invención), estando expuesto a las sanciones de caducidad o a ser forzado al otorgamiento de licencias obligatorias.

El poseedor de un secreto científico, industrial o comercial tiene la ventaja de sustraerse del cumplimiento de estas obligaciones.
Duración temporal definida.

Duración temporal indefinida, mientras que cumpla su carácter secreto.

La ley 24481 de patentes de invención determina expresamente las acciones otorgadas al propietario de la patente respecto de las infracciones a la misma (sanciones penales: art.75y79), el resarcimiento de daños y perjuicios, el orden de cese de la explotación ilícita.

Las acciones destinadas a proteger los derechos derivados de los datos confidenciales surgen de normas generales relativas a los secretos, y la competencia desleal de las que consagran la reparación de daños y perjuicios.

¿Que clase de acciones reconoce nuestra legislación para tutelar al poseedor de información confidencial contra su apropiación ilegitima?

La ley reconoce una serie de acciones a favor del poseedor de la información reservada, en el caso de que terceros tengan acceso a ella de manera contraria a los usos comerciales honestos. Ellas son:

a)Medidas cautelares tendientes a hacer cesar las conductas ilícitas.

b)Acciones civiles destinadas a prohibir el uso de la información no divulgada.

c)Acciones con el propósito de obtener un resarcimiento económico por los perjuicios sufridos.

¿Existen sanciones penales para quienes se apropien ilegítimamente de información confidencial?

Según el art. 12 de la ley 24766 “quien incurriera en la infracción de los dispuesto en la presente ley en materia de confidencialidad, quedara sujeto a la responsabilidad que correspondiera conforme con el Código Penal y otra normas penales concordantes para la violación de secretos, sin perjuicio de la responsabilidad penal en que se incurra por la naturaleza del delito”.
Esta norma remite por lo tanto a lo dispuesto en nuestro Código Penal para sancionar este tipo de conductas. Entendemos que las figuras previstas en el art. 156 (violación de secretos particulares) y el delito configurado en el art. 159 (el cual reprime la competencia desleal) son aquellas que mas adquieren directa incidencia en la protección de los conocimientos confidenciales en poder de empresarios y o científicos.

El articulo 156 del Código citado expresa: “será reprimido… el que teniendo noticia, por razón de su estado, oficio, empleo, profesión, de un secreto cuya divulgación pueda causar daño, lo revelare sin justa causa”.

Por su parte, el art. 159 del Código Penal reprime con multa al que “por maquinaciones fraudulentas, sospechas malévolas o cualquier medio de propagandas desleal, tratare de desviar, en su provecho, la clientela de un establecimiento comercial o industrial”.

¿Son adecuadas las normas previamente citadas para ofrecer al poseedor de información confidencial una sólida tutela de su conocimiento?

Estimamos que la respuesta es negativa. El artículo 156 del Código Penal presenta un conjunto de seria falencias para proteger eficazmente los conocimientos industriales o comerciales secretos.

En primer lugar, no se aplica a los terceros que carecen de alguna vinculación enumerada en la norma con el poseedor de los conocimientos, y se apoderan de ellos sin autorización de este último, violando las medidas de precaución adoptadas para el mantenimiento del secreto. El articulo 156 únicamente sanciona por revelación de secretos al sujeto que esta legalmente obligado a guardarlos.

En segundo lugar, el requisito de revelación excluye de sanción penal a las conductas mediante las cuales una persona se apropia de la información reservada para utilizarla en su propio provecho o beneficio.
El articulo 159 del Código Penal (al igual que el articulo 156 del mismo cuerpo legal) también presenta limitaciones para prevenir distintos actos que afectan los intereses de los poseedores de conocimiento no divulgados, en el ámbito de la concurrencia desleal.

En primer término, están excluidos los actos de los sujetos que se apropian ilícitamente de los conocimientos de otros, cuando dichos sujetos no operan con un perfil de clientes similar al empresario perjudicado.

En segundo término, dado que el dolo se manifiesta en la intención de desviar clientela en beneficio propio, quedan desamparados los actos tendientes a la difusión generalizada de conocimientos reservados, en detrimento de los antihéroes poseedores (ejemplo: publicación en revistas especializadas, discos compactos, etc.)

En tercer lugar, quedan sin sanción aquellas conductas que no perjudican actividades ajenas a las comerciales o industriales propiamente dichas, aquellas tendientes a dañar a una competidor si no se traducen a use vez en un beneficio propio, y las dirigidas a impedir la formación de clientela de una empresa en formación.

¿Como puede ser protegida la información confidencial durante una relación laboral?

Determinadas relaciones laborales permiten a ciertos trabajadores acceder a conocimiento confidenciales de sus empleadores. Esta situación genera la obligación, para estos trabajadores, de abstenerse de divulgar tales conocimientos, así como la de no utilizarlo por cuenta propia o ajenas.

El articulo 85 de la ley citada estipula que “El trabajador debe observar todos aquellos deberes de fidelidad que deriven de la índole de las tareas que tenga asignadas, guardando reserva o secreto de las informaciones a que tenga acceso y que exijan tal comportamiento de su parte”.

Esta última condición excluye de su obligación de reserva a los conocimiento no confidenciales.

En relación con aquellos conocimientos que reúnen los requisitos para ser consideradores secretos, rige entonces el “deber de fidelidad” consagrado en el art. 85 de la Ley de Contrato de Trabajo, debiendo el trabajador preservar su deber de confidencialidad durante la relación de empleo. La violación del deber de fidelidad previsto en esta norma puede configurar una injuria grave justificatoria de despido.

La indicación del empleador dirigida al trabajador para que mantenga la información que reciba es estado de confidencialidad es suficiente para que surja la obligación de no comunicación a terceros, durante el peridoto en que el empleado se encuentre bajo las ordenes de la empresa de la cual obtiene los conocimientos. Con el fin de disminuir la incertidumbre del alcance de esta obligación, puede resultar útil delimitar contractualmente los conocimientos que deben mantenerse bajo reserva o exhibir avisos de confidencialidad en los archivos o documentos correspondientes.
El articulo 88 de la ley de Contrato de Trabajo, por su parte, establece: “el trabajador debe abstenerse de ejecutar negocios por cuenta propia o ajena, que pudieran afectar los intereses del empleador, salvo autorización de este”.

Ello implica que mientras perdure la relación laboral, el deber de no concurrencia previsto en el articulo mencionado impide al trabajador la utilización legitima de los conocimientos secretos que ha adquirido como consecuencia de dicha relación en actividades competitivas con las desarrolladas por el empleador.

¿Que sucede una vez extinguida la relación laboral?

El fin de la relación laboral no extingue el “deber de fidelidad”, manteniéndose la obligación de confidencialidad del ex empleado respecto de la empresa para cual prestaba sus servicios.
Diversos sistemas jurídicos admiten la validez del acuerdo expreso entre empleador y empleado, por el cual este último se compromete a no divulgar los secretos de la empresa una vez extinguida la relación laboral. La validez de tales convenios esta sujeta a la razonabilidad de las restricciones impuestas, tomándose en cuenta para ello factores tales como el ámbito territorial y temporal de la obligación asumida por el ex empleado.

Deja tu Comentario