Saltar al contenido

Principales características de las leyendas con ejemplos

caracteristicas de las leyendas

Cuando escuchamos la palabra leyenda, lo primero que nos viene a la mente es que se trata de una historia mágica que es narrada con cierta mezcla de realidad y toques sobrenaturales.

Y es que, a pesar de que son relatos que nos hablan de determinados acontecimientos acaecidos en épocas anteriores, suelen destacar por su alto contenido de puntos fantásticos o increíbles.

¿Qué es una leyenda?

Se sabe que las leyendas fueron introducidas en la época medieval, cuando se comenzó a hacer pública la historia de los mártires y santos.

Por ello, su nombre etimológicamente deriva del latín “legere” que significa leer, o sacar a la luz algo que permanecía desconocido. 

Toda leyenda tiene un trasfondo, generalmente este oscila en el traspaso de las costumbres, valores o creencias de la localidad que las cuenta, y esto es lo bonito de ellas, que nos permiten conocer a más acerca de cada región.

Para que conozcas más del tema, sepas cómo identificar y abordar una historia cuando se te presente, y puedas adentrarte en el maravilloso cúmulo cultural que cada leyenda una manifiesta, este es un resumen de los puntos más importantes que contemplan las leyendas.

Características principales de las leyendas

Una leyenda es un relato, y como tal debe contar con determinadas características que la identifiquen y diferencien los demás.

Rápidamente se podría hacer referencia a la forma en que suelen ser narradas las historias, sus personajes o sucesión de hechos, sin embargo, es mejor adentrarse en el tema para conocer a fondo punto por punto qué la diferencia.

1) Incorpora elementos de fantasía (mágicos y sobrenaturales)

Es bien sabido que las leyendas, en su mayoría, relatan acontecimientos llenos de magia, eventos inexplicables y sucesos sobrenaturales.

Esto pudiera deberse a su origen, y es que, al iniciarse en épocas muy antiguas, y no disponer de pruebas lógicas o medios escritos que las avalen, carecen de veracidad o comprobación científica. 

Se puede pensar que el origen de una leyenda está en un hecho, fenómeno meteorológico o físico que se presentó, y para el cual en su momento no había explicación científica, resultando por ello increíble o imposible de analizar.

El ser humano entonces, en su búsqueda de una explicación lógica, pudo malinterpretarlos o incluso exagerarlos aportando más misterio y entusiasmo al relato.

Otro punto para considerar que pudiera justificar la fantasía característica de las leyendas es uno de sus objetivos, guiar la conducta del colectivo.

Y es que, no hay mejor manera de orientar una comunidad a no ejercer determinadas acciones que a través del miedo.

Por eso las leyendas nocturnas suelen estar conformadas por brujas, duendes o almas con espíritus errantes que asustan a personas infieles, con adicciones, e incluso a niños que no cumplen sus labores.

Si a esto agregamos que no hay aval por escrito, sino que la idea ha ido comunicándose de forma oral, quizá hay elementos que van agregándose a medida que la historia se va contando, de acuerdo con la emoción que el narrador haya querido transmitir en su momento.

2) Intenta explicar acontecimientos de la historia

Hay leyendas de tipo históricas, que basan sus narraciones en personajes o acciones del pasado, sin embargo, se diferencian de un hecho histórico real en que no cuentan con bases sólidas que justifiquen su existencia, y suelen ser usadas para infundir seguridad o confianza en el actuar ante determinadas situaciones que se pudieran desarrollar en el presente.

Otras historias de este tipo, si bien no necesariamente incluyen personajes históricos como en el caso anterior, si pueden desarrollarse en paralelo con un suceso histórico determinado como guerras, batallas o acontecimientos importantes para la cultura de la región a la que pertenecen, sin dejar de lado el toque exagerado que adorna la trama original.

De hecho, en muchos de los casos, como sucede por ejemplo con Robin Hood, si bien los datos de la leyenda coinciden con la época en que dicen se desarrolla, no hay ninguna fuente que dé fe de la existencia de tan importante personaje.

De ahí que se afirme que pueda tratarse de interpretaciones de determinada vivencia combinadas con la creencia de quien las narró en su momento, y que quedaron reflejadas para representaciones futuras.

Esta característica le resta credibilidad a la mayoría de las leyendas, por lo que más allá de considerarse una fuente a consultar para conocer un hecho histórico, son traídas a colación para conocer acerca de la realidad cultural de la localidad en la que la misma se desarrolla.

3) Define lugar o época específica donde ocurre la historia

Si bien las leyendas narran hechos irreales o sin explicación lógica, si se enmarcan en un punto geográfico determinado y suelen precisar una época del pasado.

Esto ocurre gracias a la necesidad de dar un toque de realidad a la fantasiosa e imaginaria historia que se han desarrollado.

Además, el hecho de tener historias que expliquen la razón de determinados paisajes, o elementos característicos, aporta a la región una identidad particular que invita a que los pobladores tengan ese sentido de pertenencia que los haga advertir que forman parte del colectivo.

Esto suele verse con frecuencia con lagunas, ríos o incluso cuevas de determinadas regiones, para envolverlos en un halo de misterio, o incluso ante figuras o imágenes asociadas a la religión predominante en la localidad.

Por ello la historia es importante en el desarrollo de determinadas leyendas, ayuda a que las personas se sientan involucradas y participen activamente en pro de determinado elemento de la sociedad.

4) Incorpora roles definidos

No son más que esos personajes o patrones que con frecuencia se incluyen en las historias y que representan la expresión cultural de una sociedad.

Es común que existan por ejemplo leyendas que hacen mención a madres amorosas o arrepentidas, parejas que se sacrifican por amor, o seres devoradores de personas o con poderes para realizar hechizos y embrujos poderosos.

Las leyendas destacan por la presencia de personajes con roles bien definidos y que son recurrentes de acuerdo con la creencia del colectivo.

Sin embargo, es importante resaltar que algunos de estos roles tienden a coincidir con independencia de fronteras, etnias o culturas, tal es el caso de niños, ancianos con sabiduría o héroes, que pueden fungir como modelos a seguir por sus notables características y virtudes a favor de la sociedad.

5) Siempre hay presencia de personajes humanos o parcialmente humanos

A diferencia de otros tipos de narraciones como los mitos, los protagonistas de las leyendas siempre serán seres humanos.

Este es un factor imprescindible como parte de las características de este tipo de narrativas, ya que permite que el oyente se sienta identificado con la historia como tal.

A pesar de ello, como la leyenda buscar sembrar la intriga y dar explicación a eventos maravillosos o incomprensibles para la mente, juega con la combinación de factores humanos con hechos misteriosos y desconocidos.

Es así como dependiendo del mensaje final que se quiera dar, en una leyenda el protagonista pudiese adquirir connotaciones mágicas, súper humanas, imposibles de alcanzar; o bien ir mutando a nuevas formas o cuerpos como castigo por las acciones desempeñadas durante la narrativa.

6) Se difunden de forma oral

No existe ningún tipo de documento o sistema escrito que demuestre la veracidad de las leyendas, culturalmente estas se han ido transmitiendo de forma oral, y manteniéndose a través de las generaciones gracias a la difusión del conocimiento boca a boca, recurriendo a los testimonios de quienes originalmente la contaron.

Este factor es lo que ha ocasionado que los hechos vayan cambiando, y es que a medida que las personas van narrando la leyenda, van haciendo modificaciones o elaborando sus propias versiones de la historia, y al no existir un documento físico que sirva como aval a la leyenda original, puede darse que una historia tenga varias versiones que varíen un poco o den un giro completo a la trama.

Es común que, al buscar información de una leyenda, encontremos versiones que indican que el protagonista era un niño o muy al contrario un anciano; o incluso visualizar variantes en el ambiente en que se desarrollaron, sin que esto se trate de un error en una de las narrativas. Son solo las variaciones que a las mismas le han hecho con el tiempo, y que hacen que vayan perdiendo su originalidad característica.

7) Expresan la cultura de un pueblo

La expresión cultural de una localidad o región influye significativamente en la narración de sus historias.

Estas constituyen una forma de educar e instruir a la población, acorde con los valores de determinada localidad.

Se afianzan en creencias religiosas o mitológicas propias de la región que pudiesen pasar inadvertidas para otras localidades.

De ahí la intención de hacer ver como si se tratara de acontecimientos verdaderos, para que, a pesar de que son hechos no históricos, se vean involucrados elementos tradicionales con los que el oyente se sienta identificado.

Toda leyenda contiene en su narrativa imágenes, símbolos y elementos atinentes al folclore de la región donde se desenvuelven.

Las personas quieren saber de los misterios e historias de su propio entorno, y es esto lo que las hace únicas, importantes que se preservan en el tiempo, evitando que determinada costumbre sea olvidada.

8) No emplean la metaficción

La metaficción hace referencia a ese tipo de historias en que el creador o narrador participa activamente en la trama, convirtiéndose en uno de los personajes, participando en los diálogos, o recurriendo a referencias de la ficción o realidad que están asociadas con la historia que se cuenta.

Las leyendas no suelen tener este tipo de narrativas, generalmente las mismas se relatan en tercera persona, dejando a un lado elementos de la realidad, juicios u opiniones de quien las cuenta, para que el universo ficticio que están desarrollando tome su propio cauce.

9) Incluyen cierre concreto de la historia

Toda leyenda tiene un fin, no deja espacios a finales abiertos, sino que el relato finaliza en un punto que no admite la continuación futura para el desarrollo o trama.

Por lo general, en la culminación de esta narración, se expone el cambio del personaje principal, el cual luego de haber violado reglas o actuado incorrectamente sufre algún tipo de transformación o cambio.

En este punto final, tanto el protagonista como su entorno ingresan a un nuevo mundo o realidad sin posibilidad de retorno al que tenían al comienzo de la historia, convirtiéndose en almas errantes, espíritus o adquiriendo formas de animales u objetos para permanecer así por el resto de la eternidad.

10) Toda leyenda tiene una moraleja

Finalmente, el objetivo principal de las leyendas radica en la intención de prevenir, advertir o aconsejar sobre actitudes o presencia de hechos riesgosos para el oyente, sin dejar de lado ese toque de entretenimiento que lo mantenga enganchado durante el comienzo, desarrollo y desenlace de la historia.

Es a través de la moraleja que indirectamente se imparten valores, o formas de pensamiento, recordemos que las leyendas surgen con el fin de guiar la conducta del oyente.

Son un recurso social que puede ayudar a evitar que las personas incurran en actos impropios para la colectividad, gracias a su capacidad de infundir miedo o sembrar algún tipo de valor.

Derivado de esto, es común que, al culminar una leyenda, quede alguna incógnita que permita la internalización de un mensaje de tipo moral, que oriente o sirva de guía en pro del comportamiento que la localidad espera de sus habitantes, o que invite a una reflexión personal en búsqueda del beneficio propio.

Con el pasar del tiempo las leyendas han adquirido tal fama que algunas han llegado a internacionalizarse, traspasando fronteras y siendo incluidas en libros, películas o series gracias al mensaje que imparten o a la popularidad que han adquirido.

Sin duda, al leer o escuchar una leyenda podemos cerrar nuestros ojos y trasladarnos de manera virtual hasta el sitio donde nacieron e imaginarnos todo lo ahí ocurrido, sumándole la posibilidad de conocer localidades desde el punto de vista cultural, sus tradiciones, creencias, experiencias y valores.

No hay mejor herramienta para hacerse que a través de las leyendas, así que no dudes en sumergirte en cada uno de los relatos que cada región tiene para ofrecer. 

Referencias Bibliográficas

  • Caro Baroja, Julio: De los arquetipos y leyendas Istmo, (1991) p. 184.
  • Soca, Ricardo. Etimología: el origen de las palabras.
  • Krapf, Norbert: Beneath the cherry sapling: legends from Franconia (Nueva York: Fordham University Press) 1988