Lunfardo

Tema en 'Idiomas' iniciado por lenguita, 31 Ago 2009.

  1. lenguita

    lenguita New Member

    El lunfardo es una jerga utilizada en la región del Río de la Plata (Argentina y Uruguay), aunque varias de sus palabras en el transcurso del siglo XX y el presente siglo, se han difundido a países vecinos, como por ejemplo Chile o Paraguay.

    El lunfardo más cerrado comenzó como lenguaje carcelario (casi como una germanía) de los presos, para que los guardias no los entendieran a fines de siglo XIX. Muchas de sus expresiones llegaron con los inmigrantes europeos (principalmente italianos) en tal caso, cuando ocurre una mezcla de lenguas españolas e italianas en el área rioplatense se produce el cocoliche del cual derivan muchísimas palabras lunfardas pero ha de tenerse en cuenta que el cocoliche no es exactamente el lunfardo; otras palabras llegaron del lenguaje típico gauchesco. También merece destacarse el vesre, modalidad que permite la generación de nuevas palabras mezclando las sílabas. Por ejemplo, «tango» es gotán, «pantalón» es lompa. En idioma francés existe un juego de palabras similar, llamado verlan .

    Hoy en día, algunos términos lunfardos se han incorporado al lenguaje habitual de toda la Argentina y Uruguay, mientras que gran cantidad de las palabras del lunfardo en su época de arrabal han caído en desuso o se han modificado, por ejemplo la palabra "leones" para referirse a los pantalones ha mutado - a través de "leoncios"- en liensos.
    El término lunfardo se ha convertido en sinónimo de «habla del porteño» —principalmente habitantes de la ciudad de Buenos Aires y aledaños o Gran Buenos Aires—, aunque tal definición dialectal es poco precisa, el habla del montevideano también resulta lunfarda, y todo neologismo que haya alcanzado un mínimo grado de aceptación es considerado un término lunfardo. El lunfardo original ha quedado inmortalizado en numerosas letras de tango. Para preservar este legado cultural, el 21 de diciembre de 1962 fue creada la Academia Porteña del Lunfardo. Hay también diccionarios específicos de lunfardo que se pueden consultar.

    Si bien el lunfardo (o abreviadamente, lunfa) surge en Buenos Aires y Montevideo durante la segunda mitad de s. XIX con el gran aporte de la inmigración italiana (la palabra lunfardo deriva precisamente del lombardo), se debe tener en cuenta que, ya en sus orígenes, tuvo aportes provenientes de Francia, especialmente de Occitania, del inglés (por ejemplo, las palabras jailái, jailaife, de high life o espiche de speech o escrachar de scratch), del gallego y del portugués, entre otros.

    El lunfardo tiene también palabras aborígenes, en especial de los idiomas quechua, guaraní y mapuche, dándose interesantes síntesis idiomáticas.

    La etimología misma de la palabra lunfardo, tal cómo se ha señalado, deriva de lombardo, aún hasta principios del siglo XX era frecuente entre las poblaciones italianas llamar "lombardi" (lombardos) a los hampones, quizás recordando a las invasiones lombardas de inicios de la Edad Media.

    Apoliyar, apolillar

    Es muy frecuente en el habla argentina. Expresiones como «qué apolillo que tengo» derivan de él y se refieren también al sueño o al cansancio. Derivaría del napolitano appollaiare, refiriéndose al pollaio (gallinero), en el habla coloquial de Campania appollaiare significaba a las gallináceas cuando al oscurecer marchaban a dormir en el gallinero. Otra expresión muy usada es «me voy a apolillar», que significa: «Me voy a descansar».



    Atorrante

    Tiene etimología dudosa. Se sabe que ya en la década de 1880 en zonas costeras de la ciudad de Buenos Aires se ubicaron grandes caños de desagües pluviales (por el entubado de los arroyos de Granados, Matorras, Manso, etc.). En tales caños pernoctaban los vagabundos y a estos vagabundos se les decía atorrantes (tal cual se les menciona en la novela Quilito de Carlos María Ocantos hacia el año 1891).

    Se ha difundido la versión, no comprobada, según la cual en tales caños figuraba la inscripción del titular de una empresa contratista e importadora de los caños llamada «A. Torrant» o «A. Torrans». Actualmente no se encuentra documentación que ratifique tal versión.

    Parece más probable que la palabra provenga de atorrar y esta de torare, verbo napolitano de uso generalizado entre la gente baja de las poblaciones costaneras para designar la holgazanería, pero que se aplicaba casi exclusivamente a la tranquila paciencia de los pescadores cuando no hay pesca.

    Otra posible explicación viene de la época de la esclavitud, en lo que hoy es el Río de la Plata. Cuando se ponía a los esclavos a tostar las semillas del café, acción que también se conoce como "torrar". Cuando se encontraba a los esclavos descansando en horas en que debían estar tostando el café, se decía que estaban "atorrando". De ahí que se designase dicha palabra para referirse a alguien que no trabaja o no cumple con sus obligaciones o se despreocupa del prójimo.



    Bacán

    Como bacán (¿metátesis de banca?) se denomina a la persona que se considera con mucho dinero. Una versión de la etimología sugiere que esta palabra era utilizada para referirse a la gente adinerada que tenía puestos administrativos en los ferrocarriles de capital británico; según dicha versión, tales administrativos -al no realizar trabajos físicos- mantenían sus manos atrás (en inglés: backhand). Nótese que no siempre un «bacán» es verdaderamente una persona con mucho dinero, sino que (lo más común) aparenta tenerlo. La palabra «bacán» ha tenido y tiene diversos sinónimos y cuasi sinónimos: jailaife, paquete, niño/a bien (dicho generalmente con tono irónico), "shusheta", "pituco", "cajetilla", "bienudo", "concheto", "cheto", en vesre camba etc.

    Se considera también que la etimología posible -aunque improbable- de esta palabra la encontraríamos en la palabra Bacanal, siendo «bacán» un apócope de la misma. Así «bacán» sería el hombre dado a la buena vida, a las buenas ropas, a los buenos vinos, ya que los bacanales eran, en las antiguas Grecia y Roma, fiestas celebradas en honor a Baco (dios del vino), regadas con abundantes bebidas alcohólicas y la buena y abundante comida, en las cuales, además, el sexo se practicaba desenfrenada y orgiásticamente en el lujo (lujuria). Sin embargo la etimología más probable procede de Italia, más exactamente del zeneise, en tal lengua existía la palabra algo desusada baccan con el significado de patrón, padre, dueño de casa. La palabra bacán ha pasado a Chile donde es de frecuente uso.



    Bancar

    Corresponde notar que durante el auge del lenguaje automovilístico (jerga) llamado «tuerca», entre fines de los años cincuenta y la primera mitad de los setenta (época en la cual surgió el «boliche» La Biela en Recoleta), se hizo frecuentísima la palabra bancar como sinónimo de soportar, aguantar, avalar e incluso de cierta complicidad o tolerancia. En este caso «bancar» parece haberse originado de la coincidencia de dos factores: bancar a partir de un aval económico, y bancar a partir de la bancada o parte del motor que soporta el esfuerzo del mismo o al mismo. "No me lo banco", sería sinónimo de "no lo soporto" o "no lo aguanto", "hacelo que te banco", tiene que ver más con la complicidad, "quién lo banca", hace referencia a sustento económico, "yo te banco" sería sinónimo de "yo te apoyo" o "yo te sustento económicamente" según el contexto.




    Boludo

    Este término tiene dos acepciones que varían acorde al tono y a la intensidad con la cual se lo pronuncie (denotando así el significado). "Boludo" puede ser un insulto, si es dicho con esa intención; o una especie de muletilla, típica entre los argentinos al hablar entre sí: "boludo ¿a dónde vamos?". También se utiliza para indicar una acción fácil de realizar. "Esta apuesta es una boludez".
    Etimología: en varias culturas se considera que los sujetos con testículos grandes son idiotas (esto quiere decir la palabra italiana coglione: idiota o alguien de testículos grandes, en tanto que la palabra italiana cazzata significa "idiotez", "imbecilidad", cazzata es derivada de cazzo, con la misma etimología latina que la española carajo, es decir con la etimología cuyo significado es pene). Imbécil es así (como su sinónimo: pelotudo) el significado diacrónicamente primero de boludo; es probable que se haya reforzado con la palabra boleado que significa a aquel que ha quedado atrapado o atontado con las boleadoras.
    A fines de s XX se generalizó entre la generación nacida con posterioridad a 1970 (especialmente la porteña) el uso coloquial de "boludo" con una resemantización por la cual llega a tener connotaciones de saludo entre individuos de mutua confianza, ejemplo: "¡está todo bien, boludo!".
    Esta palabra de uso muy común tiene sus variantes, por ejemplo al vesre: dolobu, dobolu (casi sin excepción son de significado insultante), o abreviada: bolú; o apenas "camuflada" con variaciones como "boluble" (sic). sinónimos algo menos usados: nabo, gil, otario, ganso, sogán, güevón, huevón, pescado, salame, canuto, mamerto, ututo, nardo, mirlo (en desuso), esquenún, merlo (en desuso), belinún (término derivado del zeneize "belín" que significa pene, hoy poco usado en Argentina), opa (-palabra de origen onomatopéyico muy usada en el noroeste y menos usada en el lunfardo porteño), chabón, cacho, e incluso turro (esta última palabra también ha adquirido el significado de sujeto avieso ó pérfido).
    También está el término "hacerse el boludo" que significa hacerse el tonto o el desentendido. Por último "me estás boludeando" que significa "me estás tomando el pelo".
    Véase gil que es casi sinónimo de boludo en cuanto insulto aunque más leve.



    Bondi

    Bus (en especial los autobuses urbanos llamados usualmente colectivos), bondi es una derivación ocurrida en la brasileña ciudad São Paulo a inicios de siglo XX de la palabra inglesa bond (aquí con el significado de bono, billete para el pasaje, boleto); en esa época los tranvías paulistas en gran medida eran propiedad de compañías inglesas y por tal motivo solían llevar muy notorios carteles que señalaban el precio del pasaje con la palabra bond, para los brasileños esta palabra pasó a ser entendida como equivalente a tranvía y a todo transporte público urbano de pasajeros; en portugués (idioma del Brasil) a muchas palabras terminadas en consonante se les suele añadir el sonido "i" el cual puede se representa por la letra e al final, quedando "bonde". De São Paulo la palabra pasó llevada por los inmigrantes italianos (recordar que esa ciudad brasileña recibió también una enorme inmigración italiana a fines de siglo XIX e inicios de siglo XX) a Montevideo y Buenos Aires en donde en lugar de tranvías pasó a significar a los buses (o colectivos).

    http://www.galeon.com/fotosparaelblog/enelbondilogo.jpg

    Bufa


    También llamado bufanda o bufarrón, es el sujeto que gusta de copular o violar a varones. Proviene del español buharrón o bujarrón y esta del italiano bugaro (abreviado: buga), nombre medieval que se les daba a los búlgaros y por extensión a los integrantes de la secta (muy difundida entre los búlgaros y bosnios) de los bogomilos, a quienes se pretendía difamar tratándolos de homosexuales.etimología

    () sin imagenes razones obvias()


    Bufoso
    Por onomatopeya debido al ruido que produce un arma de fuego portátil. «El Negro Álvare sacó el bufoso y lo engatilló para escupir chumbo [‘bala’; chumbo también es sinónimo de arma de fuego portátil], lo’ grone [‘los negros’, al vesre y con elisión de la ese final] se desparramaron; hubo uno que se tiró por la ventana y cayó sobre la cuchita del perrito». Es frase bastante conocida desde fines de siglo XIX en Argentina: «Desde que se inventó el bufoso se acabaron los guapos [‘valientes’]».


    http://2.bp.blogspot.com/_-BBBsPTzajw/RiI7njkny5I/AAAAAAAAApo/dEjJMEuoDb8/s400/Ruido.png.jpg


    Cana


    ‘Policía’. Policia. Es palabra lunfarda de etimología discutida. La palabra lunfarda «cana» parece ser la abreviación de «canario», palabra ya usada en España desde el s. XVI por lo menos (Cervantes la menciona con el significado del cantor, ‘delator o confidente de la policía’), otros suponen que la etimología se encuentra en la palabra francesa canne (‘caña, bastón’), por metonimia del bastón que usan los policías.
    Quizás podría provenir del portugués encanado, es decir, ‘preso en una jaula hecha de canas (cañas)’. De hecho el término «cana» es utilizado con idéntico significado en Brasil y otros países latinoamericanos. Antes era muy empleada por los tangueros en sus letras y hoy es de uso frecuente entre toda la población.
    Otras versiones indican que fue por la recontratación de policías retirados debido a la poca cantidad de los mismos. Al ver el color de pelo los ladrones solían decirles «canosos» o «canas».

    «Mandar en cana» significa tanto enviar a la cárcel como, translaticiamente, delatar o (ya con cierto tono cómico) poner en evidencia a alguien que ha tenido algún traspie, ej.: «el Cacho hizo esa pavada y la Juana lo mandó en cana delante de todos», por otra parte "batir la cana" o "dar la canaveri" puede significar delatar o dejar expuesta una intención o acto que se quería mantener en secreto.

    http://angarmegia.wikispaces.com/file/view/BillantePolicia.jpg


    Cafisho


    Proxeneta, rufián, alcahuete. Tiene como variantes cafishio, cafiolo, la aféresis fiolo, el vesre fioca, cafferata (por su parecido al nombre de una calle de Rosario (provincia de Santa Fe)) y las deformaciones cafre y cafirulo.

    Derivaría de la palabra inglesa stockfish (‘pescado seco’, nombre que suele dársele a la caballa u otros pescados, cuando están desecados). Quizá los proxenetas usaran la palabra stockfish para referirse en clave a los «cargamentos» de mujeres inmigrantes que llegaban en los barcos desde la empobrecida Europa. Como sea, la palabra stockfish fue italianizada dando por resultado cafisho.

    Aunque varíen mucho morfológicamente, es indudable que el lunfa cafisho y el término español de germanía macarra (ambos con idéntico significado) se han formado por condiciones similares, ya que macarra proviene de macró, del argot francés maquereau y éste del inglés mackerel, que significa ‘caballa’ (que se comercializaba exclusivamente desecada).

    Otra versión sugiere que se les llamó stockfish a los proxenetas enriquecidos por su manera afectadamente envarada de caminar y moverse. Según Tomás de Escobar, autor de un Diccionario del hampa y el delito (publicado por la editorial de la Policía Federal Argentina), la palabra provendría del yidis caftán (cuando en realidad caftán proviene del turco, árabe o persa). Hacia los años veinte, en Buenos Aires y Rosario se creó la Sociedad de Socorros Mutuos, fundada por inmigrantes judíos de origen polaco. Esta sociedad funcionó como pantalla de la Zwi Migdal, mafia que realizaba trata de blancas entre Europa y América del Sur, trayendo mujeres engañadas con bonanza y trabajo sólo para ponerlas a trabajar en prostíbulos. Estos locales de diversión eran regenteados por estos inmigrantes que, en su mayoría, vestían el sobretodo largo característico de los judíos ortodoxos, que los turcos llamaban caftán, aquí es evidente el sesgo antisemita.

    Desde el primer peronismo (1947) al sindicalizarse las prostitutas desapareció la figura del proxeneta, por lo que el uso del término es menos frecuente (excepto en la letra de los tangos).

    La palabra "cafisho" o "cafisio", como es pronunciada a veces, se utiliza también para referirse al "atorrante" que vive de su mujer o de su familia.

    Algunos lunfardistas distinguen cafisho o cafishio de cafiolo, el segundo sería el amante de una mujer y que vive a costas de ella (una especie de gigoló).

    Otros sinónimos (casi todos por similitud de palabra): cafirulo, caferata, cafre, fioca, caralisa, y 8,40 (ochocuarenta) este último por el artículo del código penal que trataba las cuestiones referidas a la prostitución.

    http://1.bp.blogspot.com/_wmmFDeN2aBI/R3kTlwwW2-I/AAAAAAAAAY4/iu9z3r9dHjo/s400/snake_03.jpg

    Chabón, chambón

    Sujeto (o "quidam" o "tío" dicho despectivamente. Variantes: chavón, chambón, boncha. Como la palabra chavo usada en México, Honduras, Nicaragua y otras zonas de la Cuenca del Caribe, la palabra lunfarda chabón deriva del caló chavó (muchachuelo) y por esto tiene el mismo origen que la de la germanía española actualmente muy común: «chaval»; nótese que en Argentina los fonemas de la [ll] y la [v] (uvé) son inusuales por eso la pronunciación y la consecuente escritura es "chabón". En lunfardo chabón, y sus variantes, es un modo displicente o familiar de referirse a alguien (chabón equivale a ‘tipo’ o al español ‘tío’) llegando a tener el significado de alguien estúpido como en la letra del tango que dice: «todo lo has conseguido pagando como un...chavón».
    En Córdoba (Argentina) es frecuente el uso de la palabra chambón; chambón además de la acepción que tiene chavón también significa generalmente ‘sujeto inepto o de poco fiar’. En Uruguay y en Buenos Aires también se encuentra esta acepción, siendo muy común en letras de tango y en el habla cotidiana de personas mayores.
    En las áreas rurales de Argentina y Uruguay también se usa la palabra charabón (pichón de ñandú) para designar a los muchachos torpes y como sinónimo de chabón.

    Sinónimos: quía, mono, coso, cacho, cusifai, punto.



    Chamuyar

    1- Uso de palabras en forma agradable y convincente usando la mentira y la confusión para lograr alguna meta a costa ajena (por ejemplo realizar un fraude o conseguir un favor o impunidad) o impresionar al interlocutor. 2- Acción de convencer o hablar de amores a la pareja.

    Proviene del verbo gitano-español (caló) chamullar donde significa hablar en voz baja. Por extensión: hablar, en particular charlatanear, hablar mezclando mentiras y verdades, para lograr un objetivo. Muy utilizado para excusarse ante situaciones donde peligra algún interés. Ej: llegar tarde al trabajo, cruzar en rojo un semáforo, salir con los amigos sin que se entere la novia/esposa, no dar dinero a un amigo, perder algo encargado con urgencia, etc.). Sinónimos: «versear», «espiche».[1]


    Chanta
    El verbo chantar tiene varios significados, algunos de ellos derivados del gallego; fuera de Argentina significa ‘clavar’ y por metáfora: ‘vestir’, ‘poner’; esta segunda acepción se relaciona etimológicamente con el significado de ‘arrojar’, ‘decir algo agraviante directamente —en el rostro— al agraviado’ (Ejemplo: «Se lo chantó en la jeta»). Otro significado es ‘dejar esperando a alguien’, ‘no acudir a una cita’ (sinónimo: «clavar», «dejar plantado»). Sin embargo la palabra "chanta" deriva de la del dialecto campanio cianta-puffi (‘clava-clavos’). De este modo se llamaba a los que hacían trabajos improvisados o mal concretados; por extensión, en Argentina la palabra chanta ha venido a significar alguien que no es de fiar, que carece de palabra creíble, que es poco o nada responsable o que no se compromete e incluso al que finge verosímilmente cualidades positivas de las que carece.
    Surgido el vocablo "chanta" en un contexto histórico muy próximo al de la picaresca, durante el s. XX «el chanta» ha pasado a ser un modo de ser que ha caracterizado a gran parte de la población argentina y entre esta población ha llegado a tener cierta simpatía y connotaciones de picardía o viveza. Más cerradamente, en el lenguaje tumbero o púa (es decir la jerga carcelaria o incluso de «la pesada») "chanta" alude al gil, al abúlico, al que voluntariamente se ha contagiado una enfermedad para así eludirse («se dio la chanta»), al parecer este significado surgió entre los confinados en la antigua «peni» (penitenciaría) de Ushuaia en donde la vida del penado era tan difícil que varios preferían contagiarse de tbc tragando los esputos de enfermos para así, en lo posible, ser sacados de tal cárcel aun sabiendo la casi segura muerte por la enfermedad.
    «Tirarse a chanta»: ‘dejarse estar, abandonar las obligaciones’.


    Chicana
    Trampa, argucia, garlito, triquiñuela, engaño, ardid, timo. Pese a que lo que usualmente se cree por parofonía, la palabra "chicana" y sus derivados nada tienen que ver con los llamados chicanos, sino que procede del argot francés: chiqué (garlito, trampa) y este del verbo francés chicaner: provocar una disputa; hacer un embrollo o un enredo. Translaticiamente en la jerga política se denomina «chicana» al discurso falto de contenido ideológico o programático que busca ofender o provocar al adversario. No confundir con el uso norteamericano de esta palabra, que designa a los descendientes de mexicanos nacidos en los Estados Unidos.


    Chirola
    Originalmente -quizás por onomatopeya del ruido provocado por una pequeña pieza metálica al caer, o quizás variante de "girola", es decir algo pequeño que gira-, se ha llamado chirola a toda pequeña pieza metálica, generalmente redonda, de aquellas muchas veces usadas como adorno en arreos etc. Sin embargo en lunfardo el significado principal de chirola es una moneda, casi siempre de poca cotización. Tanto en los tangos como en el habla cotidiana de las personas mayores, es muy común oír la expresión «chirola» para referirse a moneda.
    Por otra parte se le dice «chirolita» a todo sujeto que resulta títere de otro/s, esta denominación deriva de un célebre ventrílocuo argentino de la segunda mitad de s. XX cuyo nombre artístico era Míster Chasman, ya que llamábale al muñeco al cual hacía hablar: «Chirolita».
    Del italiano chirela o chirera (se pronuncia /quirela/ o /quirera/), usada largamente en Brasil para designar un tipo de harina gruesa de maíz hecha para alimentar los animales y que la población de escasos recursos compraba por una moneda para su propia alimentación.


    Cobani
    Policía, es el "vesre" de abanico, se considera que hacia fines de siglo XIX e inicios de siglo XX se les llamaba "abanicos" a los delatores o soplones por "abanicar" o "ventilar" (dar a conocer) información que debía mantenerse en secreto. Otra etimología posible atribuye el origen de "cobani" aplicado primeramente a los guardiacárceles porque llevaban las llaves de las celdas como un abanico.


    Curro
    En el habla coloquial de España curro significa trabajo, inicialmente uno de poca monta; en el lunfardo el significado se ha desplazado y connota un pseudotrabajo, un fingido trabajo por el cual se cobra a algún incauto, luego, translaticiamente: estafa, timo, defraudación. Es en el lunfardo un cuasi-sinónimo de curro la palabra: "tongo". También se usa como sinónimo de robar.





    Escolazo
    Palabra que alude al juego de azar por dinero, es casi sinónima de timba; llegó a la región del Río de la Plata traída por los inmigrantes calabreses; el dialecto calabrés desde la Antigüedad ha recibido fuertes influjos del idioma griego —aún en la actualidad, en ciertos puntos de Calabria se habla un dialecto griego, el greko—, en el idioma griego la palabra σχολή (skolé) significaba inicialmente el momento de ocio, de recreo; es de este modo que -con un sufijo aumentativo- devino en la palabra lunfarda escolazo.


    Gil

    Arcaísmo habitual en el español de la edad moderna, que se ha preservado en el lunfardo y que por su parte derivaría de la caló andaluza gilí (fresco, inexperto) y esta por su parte de la árabe ŷahil (memo, tonto; potrillo -y por tal motivo: torpe) a la cual en España se pronunciaba con imela: ŷihil, de este modo tiene una acepción semejante a la del insulto español "gilipollas".
    Cuando una persona es considerada lenta o tonta, se dice de tal que es gil. En los tangos y en el habla popular las variaciones en las cuales esta acepción puede manifestarse son mayormente gilún y gilastrún (con el sufijo aumentativo de origen lombardo un) últimamente entrando en desuso y sobresaliendo la variante gil y en menor grado: logi, gilastro.
    Variante más reciente de gil es perejil tanto con el significado de tonto, como con el de alguien de poca importancia, la segunda acepción proviene del hecho que hasta mediados de los 1970 el perejil era tan barato en Argentina que se daba como "yapa" (regalo, añadido gratuito) a la clientela en las verdulerías. Sinónimos: carlitos, nabo (equivale al rappa italiano que significa tonto y nabo), nabuco, nardo, pescado, mamerto, opa, ututo, pavo, ganso, sogán, salame, abriboca, canuto, otario, aparato, binchenso (deformación italianizada de Vicente, inocente), lonyi, lonyipietro, cara(d)enada, merlo, mirlo, cacho y a la acepción derogativa de boludo y la acepción original de turro (derivada del español tuno) aunque turro se ha resignificado como el sujeto pérfido, avieso, taimado. Véase "boludo" que es casi sinónimo de gil (gil suele ser más leve como insulto que boludo).


    Guasca
    Palabra de origen runa simi, guasca originalmente significa un cuero crudo, por ejemplo a una tira o una lonja de cuero. Al menos desde el s. XIX el gauchaje llamaba guasca al pene, dado que con vergas de toros se hacían fustas ("rebenques" y azotes, es así que traslaticiamente meter guasca significaba introducir el pene en el acto de copular; sin embargo -y especialmente en la zona porteña- hubo un deslizamiento de significado y meter guasca pasó a significar inseminar, por esto en el s XX guasca significa semen.
    En algunos lugares del entorno rioplatense también se usa en forma coloquial la acepción "hacerse guasca" referido a quien sufre un traumatismo o accidente del que se sale muy maltrecho, esto debido a una coincidencia de significados en el lunfardo para las palabras moco y guasca: moco entre sus significados lunfardos tiene los de "deformación", "desorden", "desastre", pero también -por su semejanza- el de "semen"; es de este modo que "hacerse moco" ha dado lugar a "hacerse guasca" .
    Actualmente, a inicios de siglo XXI, la palabra es típica entre los adolescentes urbanos . Entre estos casi sin excepción se refiere al semen.


    Guerra
    Pelea, "camorra", "candombe", "goma", alguien que busca guerra es alguien que se busca problemas (por lo general innecesarios), por extensión llega a ser sinónimo irónico o "sobrador" de "dar chance" (o en lunfa "dar changüí" o "dar handicap"http://i.t.net.ar/images/space.gif, dejar hacer.


    Guita
    Dinero. La palabra guita existía ya en la germanía y en el caló, algunos etimologistas consideran que deriva del godo wita (cinta). Es la forma más común de referirse a él de manera generalizada. Aunque es entendido como un término vulgar, es muy común entre la mayoría de los argentinos y uruguayos. Sinónimos de guita son: mosca, plata, pasta , papota, filo, vento, tovén, tarasca, tela (i.e.:«el chabón ese tiene tela para cortar»), teca, y viyuya.
    También se utiliza para referirse a las monedas que tienen valor entre la franja de los 5 centavos de peso argentino a 50 centavos. "No tengo guita, boludo, no me alcanza". También recientemente se puede usar el término "estoy seco" cuando se habla de no tener más "guita".


    Laburar
    Trabajar. Para trabajo, empleo o puesto de trabajo se utiliza la palabra «laburo». Proviene del italiano lavorare: trabajar, así un trabajo o un esfuerzo es un laburo.


    Linyera
    Voz que significa vagabundo e incluso pordiosero, y que viene de la forma dialectal italiana linghera, ya que a fines del siglo XIX y principios del siglo XX linghe era el nombre con que algunos inmigrantes italianos trashumantes llamaban al bulto de ropa y escasas pertenencias que llevaban al hombro.


    Macanudo
    Según la Real Academia Española, proviene del término caribeño macana, pero no en su acepción como ‘garrote’ sino como ‘hecho o situación que produce incomodidad o disgusto’ («Me mandé una macana») y también ‘mentira, desatino’ («Ya estás diciendo macanas»).

    Macanudo se usa en toda la Argentina como respuesta afirmativa a alguna invitación (‘todo bien’):


    —Flaco, ¿tomamos una birra?
    —Dale, macanudo.

    También se utiliza para referirse a una persona que es muy buena y está siempre dispuesta a «dar una mano» o «hacer una gauchada» («Es una tipa macanuda»).


    Macana
    Según la Real Academia Española, proviene del término caribe macana, pero no en su acepción como ‘garrote’ sino como ‘hecho o situación que produce incomodidad o disgusto’ («Me mandé una macana») y también ‘mentira, desatino’ («Ya estás diciendo macanas»).

    Ante una situación de infortunio es muy común la expresión "qué macana!" En sentido de qué mala suerte.





    Mango
    En el área cultural del Río de la Plata (Argentina, Uruguay principalmente) es otra de las formas de designar al dinero. "No tener un mango" significa carecer totalmente de recursos monetarios. El origen de la palabra mango con el significado de dinero, prácticamente con certeza es la contracción de la palabra lunfarda usada a fines de s XIX marengo. Documenta -entre otros- para esa época José Sixto Álvarez (Fray Mocho) en sus Memorias de un vigilante que los ladrones usaban la palabra marengo como sinónimo de dinero mal habido, o para ellos fácilmente ganado. En tal sentido, es probable que los inmigrantes del norte de Italia recordaran que para Napoleón I la batalla de Marengo fue una fácil victoria (o "ganancia"; etimología similar (aunque más antigua) tiene la palabra bicoca (en italiano bicocca) que señala algo fácil de obtener ("bicocca" en italiano designa a una pequeña fortificación y en la historia italiana recibe este nombre una batalla -Bicocca- en la cual las tropas españolas al mando de Carlos V vencieron fácilmente a las francesas y suizas al mando de Francisco I), algo similar ocurre con la palabra pichincha.


    Mataburros
    Diccionario, enciclopedia, manual educativo o manual de instrucciones.
    La etimología de mataburros es sencilla en cuanto a que coloquial y figurativamente se llama "burro" a alguien poco inteligente o ignorante; de este modo el "mataburros" es el texto que saca de la ignorancia. Parece ser muy generalizado. Según el Diccionario de la lengua española, de la RAE, el mataburros se usa con un tono festivo

    1. m. fest. Arg., C. Rica, Cuba, Hond., Ur. y Ven. diccionario (ǁ libro).

    2. m. Arg., Hond. y Ven. Accesorio de metal que se coloca en los parachoques de los vehículos para protegerlos de los golpes.

    3. m. Ur. Hueco en el suelo cubierto por barras paralelas en la entrada de una finca, que impide el paso del ganado pero permite el de las personas y vehículos.





    Mina
    ‘Mujer’. Inicialmente se usaba con connotaciones peyorativas. Es un vocablo lunfa que se forja con la aféresis de la palabra italiana femmina y la contracción de la gallega menina, a lo que se suma el juego de lenguaje metafórico usado por los proxenetas, ya que la mujer con su cuerpo les reportaba riquezas, como una mina.

    Según Enrique Pinti es la mujer que por su edad está en condiciones de ser sexualmente deseada ("cogible" es el término que Enrique Pinti utiliza). La palabra se ha difundido y es utilizada con idéntico sentido en Chile y Brasil, en Brasil dado el uso del portugués filológicamente próximo al galego por el galaicoportugués es frecuente la palabra minina aplicada a la jovencita, en particular si está prostituida, en portugués idioma estrechamente vinculado al idioma gallego también se usa actualmente menina como sinónimo de muchacha.


    Minga

    ‘No’, ‘nada’.
    Palabra que deriva del lombardo occidental ("Gh'è minga", que significa precisamente ‘No hay’).

    Ej.: -Che, Carlos, ¿me das un cigarrillo?

    -Minga.
    Otros lo hacen derivar de la palabra quechua minka, que es una suerte de trabajo cooperativo. Por ejemplo, cuando una pareja recién casada va a edificar su vivienda, invita a sus amigos y vecinos para que le ayuden en la edificación, luego se paga o con un banquete o con una contraprestación, es decir con «nada» (de dinero).
    Es probable que ambos étimos se hayan reforzado mutuamente.


    Morfar

    ‘Comer’, la etimología se encuentra en la palabra del argot francés morfer; significa ingerir alimentos (el uso de la palabra "morfar" suele connotar el comer pantagruélicamente, glotonería), del verbo morfar deriva entonces morfi (comida). Tiene por sinónimos más usados las palabras yantar (proveniente del galaicoportugués), lastrar (juego de palabras ya que se hace metáfora entre el añadir peso a los navíos y el ingerir comida), manducar, manyar (del italiano mangiare -la palabra "manyar" en Argentina además de comer ha tomado el significado de "entender", "comprender", es decir asimilar un conocimiento-).
    Por extensión se dice "morfón" (o sinónimos) al glotón y, especialmente en deportes como el fútbol, a aquel que acapara las actividades de un deporte grupal: "ese chavón es un morfón, se queda con la pelota".


    Ñoqui
    Con el significado de aquel que cobra un sueldo fijo por un trabajo que no realiza ya que es un "acomodado". La palabra se difundió desde los 1970 y surge del siguiente modo: se difundió -y persiste- la costumbre italiana de comer un plato de ñoquis (gnocchi) con un billete bajo éste durante el día de san Pantaleón un día 27 de julio, aunque por diversas causas quizás principalmente porque "a fin de mes" mucha gente se encuentra escasa de dineros, el rito argentino se realiza el día 29. Tal rito se considera propiciatorio para obtener más dinero. En Argentina y Uruguay se ha hecho común comer un plato de ñoquis todos los días 29 de cada mes; por metáfora se llama entonces ñoquis a los pseudoempleados (ya que sólo se presentan en el supuesto empleo a fin de mes para cobrar).


    Por otra parte también se dice ñoqui al pene pequeño.

    Se llama también ñoqui al golpe de puño.

    -Fulano le dio un ñoqui a Mengano que lo durmió.

    Ortiba
    ‘Batidor' en vesre: ortiba. Dando vuelta la palabra bati(d)or, para designar al buchón al soplón que informa o bate a la policía, y por extensión a todo delator. También se utiliza para referirse a alguien que en una situación determinada o habitualmente, se niega a formar parte o a realizar algo "ese es un ortiba, nunca viene". "dale no te ortibés, vamos a la cancha". Ortiba se usa por extensión para designar a todo obsecuente (en especial en ámbitos laborales). Otros sinónimos (casi siempre parciales): alcahuete, batilana, alcaucil, vendido, manyaoreja, oreja, olfa, chupamedias (estas últimas cuatro palabras más que al delator o traidor aluden al genuflexo u obsecuente aunque comparten significados con ortiba).


    Papirusa
    Papirusa o su sinónimo papusa, significa mujer joven hermosa. La palabra tiene un origen polaco, derivada de «papierosy» (cigarrillo). Los estudiosos han establecido que las prostitutas polacas en Buenos Aires de principios de siglo XX, famosas por su belleza, solían pedir a los clientes papierosy (que se pronuncia papierosi). La palabra quedó instalada como sinónimo de mujer hermosa.


    Patota
    Pandilla, banda de gamberros, conjunto de sujetos que cometen agresiones y reatos -en muchos casos por "diversión"-, por extensión "patota" ha pasado a significar a todo conjunto de sujetos que, usualmente con prepotencia, afecta los intereses de otros.
    La palabra rioplatense "patota" deriva directamente de la palabra pacota que posee el significado de pandilla, pacota (con c) es usada en el oeste de Argentina y en Chile. Por su parte pacota deriva de paco; se llamaba paca o paco al paquete con un montón de baratijas que tenían permitido llevar lor marineros para vender por cuenta propia en los diferentes puertos. El conjunto de baratijas u objetos de poco valor (pacotilla) que contenía un paco era llamado la pacota, luego por metáfora , al parecer en las costas chilenas, se comenzó a denominar "pacotas" a los sujetos cobardes -de poco valor- que agredían en banda.
    En Buenos Aires la mutación de pacota en patota ocurrió a fines de s XIX, en especial durante la llamada Crisis del 90, en esa época de lucha entre los integrantes de la Unión Cívica (luego Unión Cívica Radical) -el entonces partido político más popular- contra los "conservadores" (conservaduristas) era común que pandillas de jóvenes "pitucos" o "shushetas" o "paquetes" o "cajetillas" -es decir adinerados- de ideología conservadora agredieran a los integrantes de la Unión Cívica; a esos pandilleros se les llamó "patoteros" al reunir la palabra pacota con la palabra pato que en una acepción actualmente desusada tenía el significado de sujeto atildado o petimetre por la forma de caminar anadeando que tenían; posteriormente y precisamente por la crisis económica del 1890 muchos de los otrora ricos quedaron en mala situación económica, a estos se les siguió llamando patos pasando tal mote luego a significar al sujeto empobrecido, en especial si intenta disimular su infortunio.


    Pibe
    Abreviación de pebete. Pebete procede del catalán pebet palabra cuya etimología hacía referencia a los sahumadores (o pebeteros) de metal dotados de un pie metálico. En el habla coloquial pebete en principio pasó a significar a una pasta de polvos aromáticos, una suerte de sahumerio. Luego, antifrásticamente y por ironía pasó a tener el significado coloquial de algo o alguien maloliente. Como los niños y en especial los púberes suelen tener fuertes olores, se les llamó pebetes y en el área rioplatense se apocopó a inicios de siglo XX p.b.t." y luego: pibe. Sinónimo de niño, muchacho, guacho, chabón (Argentina, Uruguay e incluso Paraguay y Chile).
    Por otra parte parece existir una coincidencia de significantes ya que pebete en Argentina también es el nombre dado a los "panes de Viena" o panes de miga muy esponjosa y cáscara blanda delgada, para esto se aduce que el pan "pebete" o "P.B.T" es "un tipo de panificado utilizado exclusivamente para la preparacion de sándwiches o sánguches y proviene de la abreviacion de Pan Blanco Tostado".


    Pilcha
    Significa ropa. Proviene del mapudungun, lengua en la que significa arruga. Empilcharse es vestirse, generalmente vestirse bien, elegantemente. La pilcha dominguera, es la ropa adecuada para el domingo, día de salida y de concurrir a misa. En Chile se utiliza con el mismo sentido.


    Piola y canchero
    Se dice de alguien que es piola cuando es simpático o tiene entendimiento de una situación, es experimentado, o es sensato y simpático a la vez. Por extensión, se llama piola a todo objeto o toda situación grata o conveniente. La etimología de esta palabra procedería del habla gauchesca: se llamaba "piola" a todo el que era muy diestro o hábil en cabullería (confección de nudos, lazos, reatas), es decir en el manejo de las cuerdas o sogas llamadas familiarmente "las piolas" (tener en cuenta que en el habla rioplatense también existe la palabra "piola" con el significado de una cuerda sencilla y de poco diámetro).
    Observar que el lunfardismo "piola" puede cambiar de connotación según el contexto, por ejemplo en las frases "este chavón las va de piola" o "este es un piolín" la palabra en cuestión quiere decir que el sujeto es un pícaro, un chanta, un vivillo .
    Por similitud fonética palabra equivalente de la lunfarda piola es la también lunfarda polenta o pulenta aunque "polenta" o "pulenta" también tienen otros significados: 1: el plato mismo llamado polenta (de consumo muy común en Argentina) y 2: el vigor, la fuerza (debido a que la polenta es rica en calorías y da sensación de vigor).

    Un casi sinónimo de piola es "canchero", la etimología de canchero se encuentra en la palabra runa simi kancha (pequeño espacio llano entre montañas), sin embargo en el Cono Sur la palabra cancha significa casi exclusivamente al área llana o palestra donde se practica un deporte (generalmente el fútbol o una carrera de caballos de las llamadas "cuadreras", por metominia incluso se llama "cancha" a un estadio deportivo), por esto a quienes son hábiles o diestros en un deporte se les dice que "tienen cancha" o "ya son cancheros", por esto también se califica de canchero a todo sujeto hábil, diestro, experimentado, experto; pero también -por ironía- a todo sujeto astuto o, principalmente, a todo fanfarrón.


    Pirobar
    Palabra de etimología griega: pyros (fuego) -o-bolein (arrojar, lanzar); lanzar fuego; el fuego griego fue en Europa un lejano antecedente de la artillería, por este motivo aún hoy se denomina en términos normativos pirobolista al experto en hacer explotar minas o preparar minas explosivas. Es aquí en donde surge el sarcástico juego metafórico, en cuanto que en Argentina mina significa usualmente mujer, aquel que "perforaba minas" se jactaba de ser un "pirobolista" y de pirobar (coitar). Pirobar es sinónimo —menos frecuente— entonces de «coger» con el significado de copular.

    Pucho
    Cigarrillo. De origen indígena, la palabra significa «sobrante», tanto en quechua como mapudungun. En Chile se utiliza también como cigarrillo. Pucho fue el nombre de un personaje de la famosa tira cómica infantil Hijitus, de Manuel García Ferré, que estaba caracterizado como un delincuente de poca monta que hablaba permanentemente en lunfardo.


    Rati
    Todo oficial de policía es también llamado en el lenguaje porteño como rati. Esta acepción es mayormente utilizada por los jóvenes en la Ciudad de Buenos Aires y alrededores. "Rati" es la forma al vesre de tira, modo con que suelen ser llamados los policías vestidos de civil, según varios opinan, entre ellos Fray Mocho, la palabra "tira" con este significado comenzó a ser usada a fines del siglo XIX, y proviene del hecho que los agentes de civil cuando encontraban a un "punga" o "punguista" (carterista) le tiraban de las mangas y le esposaban.

    "Tiras" son las tiritas doradas de los galones de los oficiales y suboficiales de las fuerzas armadas y de seguridad en Argentina. "Aplicar las tiras" significa aplicar una sanción un superior (mayor número/grosor de tiras) a un subalterno (menor número/grosor de tiras). La expresión, de exclusivo uso interno militar en sus orígenes, ganó posteriormente la calle. Al aplicársele el "vesre" devino en el actual "rati" (ti-ra=ra-ti).




    Tapera
    Deriva del guaraní tapera, que significa ‘vivienda en ruinas’, otra versión supone que la etimología deriva de los ranchos o viviendas pobres que por deterioro poseen muchos huecos tapados, usualmente se llama tapera a una vivienda que inicialmente se encontraba en buenas condiciones es por esto que pocas veces se califica de "tapera" a las construcciones precarias que nunca fueron buenas viviendas como las "casillas" de las "villas miseria".


    Teca
    Sinónimo de una suma de dinero, conjugado al singular femenino. Se usa en expresiones como: "poner/tener la teca para comprar un auto". Véase guita. Utilizado mayormente en el ambiente montevideano aunque lo es también en ciudades al oeste del Río de la Plata (La Plata, Buenos Aires etc.), puede ser una variación de tela que en lunfardo también significa dinero y deriva de "tener tela para cortar", es decir: tener haberes. Por desplazamiento, el significado de teca puede ser casi sinónimo de otras palabras lunfas: posta, precisa, justa etc. con tal desplazamiento de significado significa dar una información exacta (ej: «te doy la teca»), en todos los casos se trata de algo valioso.


    Telo
    "Hotel" dedicado a encuentros sexuales, telo es obviamente el "vesre" de hotel. La denominación oficial completa de estos establecimientos era hoteles alojamiento y más recientemente albergues transitorios, a inicios de siglo XX solían ser llamados formalmente "casas de citas" y se podía confundir tal denominación con "casa de tolerancia" (prostíbulo) ya que hasta aproximdamente los 1960s se suponía que una "mujer honesta" no concurría a tales "establecimientos", en tal sentido ocasionalmente se confunde con "bulín" o "bulo" (vivienda, generalmente apartamento de soltero, "garzonier".
    A los telos propiamente dichos durante la primera mitad del siglo XX se les solía llamar amueblados -o más lunfardezcamente- "muebles".

    En muchas ocasiones se les confunde con los prostíbulos (llamados cogederos, garchaderos, firulos, quilombos, bolonquis, "saunas", gateras, puteros, atorranterios, whiskerías etc. y -a fines del siglo XIX. "quecos".



    Cantidades de dinero
    Denominaciones vigentes:

    Guita = 1 centavo (aunque generalmente se aplica a una cantidad arbitraria de dinero. Ejemplo: «¿Tenés guita?», pregunta si tiene dinero, sin especificar cantidad.)

    Mango = 1 peso (de ahí deriva el verbo manguear: pedir dinero prestado). También en su modo plural como 2 mangos, 3 mangos, etc.
    .
    Diego = 10 pesos en referencia a Diego Armando Maradona cuya número de camiseta era el 10 (No tan popular)

    Gris = 50 Pesos (En referencia al color del billete, no tan usado)

    Violeta o lilita= 100 pesos (En referencia al color del billete). Tiene también un uso plural como 1 violeta, 2 violetas, 3 violetas, etc.

    Gamba o "ciego" = 100 pesos

    Luca = 1.000 pesos

    Palo = 1.000.000 de pesos (palo verde = 1.000.000 de dólares)

    También a veces se hacen referencias según el personaje histórico que tenga impreso el billete (dos Mitres = 4 pesos, o un Roca = 100). A las monedas en general (al cambio) se las denomina "chirolas" o "moneda". Ej: 2 mangos y chirolas = 2 mangos y moneda = 2 pesos y algunos centavos.

    A una cantidad de dinero ínfima se le dice genéricamente "dos guitas", "dos mangos" o "chaucha y palito", a fines de siglo XIX e inicios de siglo XX se denominaba "cobre" a la moneda de escaso valor ya que los centavos estaban hechos con cobre, en esa época (e incluso en la actualidad) si alguien era indigente se decía "no tiene ni un cobre".


    Denominaciones obsoletas:
    Debido al cambio de los aspectos de los billetes y monedas hubo también cambios en las denominaciones (gran parte de las denominaciones vigentes datan de aproximadamente 1990 cuando se reestableció el peso argentino como moneda de curso legal):

    Alfonso (por Raúl Alfonsín) nombre que se le daba al austral
    Canario (por el color amarillento) nombre que se le daba a los billetes de 100 pesos en la primera mitad del siglo XX.
    Fragata (por poseer destacado el dibujo de la fragata Sarmiento) nombre que en los 1960s se le daba al billete de 1000 pesos.

    Términos del lunfardo tanguero
    Gotán: tango en vesre.
    Petitero era un concurrente asiduo al desaparecido Petit Café, ubicado en la ciudad de Buenos Aires en la avenida Santa Fe, próximo a avenida Callao, en el Barrio Norte cerca de Recoleta y que en los 1950s era frecuentado por individuos de clases adineradas, éstos usaron una moda de vestir característica por lo cual quienes vestían siguiendo tal moda eran llamados "petiteros", tal mote generalmente tomó una acepción semejante a la de "lechuguino", "pisaverde" o petimetre.
     

Compartir esta página