Estás en:

Guardiola y el clásico

Así preparará Guardiola el clásico Mourinho no romperá la rutina culé. La visita blanca no preocupa lo más mínimo. Primero el Panathinaikos, luego las elecciones y al final... el Real Madrid. Normalidad absoluta en Can Barça. Esta es la consigna impartida por Pep Guardiola en la semana previa a la disputa del gran clásico. El técnico, su cuerpo auxiliar y el núcleo duro del vestuario ya lo advirtieron hace unos días al resto de la plantilla. Se está convencido que la mejor manera de preparar el encuentro frente al Real Madrid no es otra que la de afrontarlo como uno
23/11/10 13:29 hs
1 Guardiola y el clásico
Así preparará Guardiola el clásico

Malaga+v+Barcelona+La+Liga+KQNIB4ADuy2l

space#13554942151
Mourinho no romperá la rutina culé. La visita blanca no preocupa lo más mínimo. Primero el Panathinaikos, luego las elecciones y al final... el Real Madrid.


Normalidad absoluta en Can Barça. Esta es la consigna impartida por Pep Guardiola en la semana previa a la disputa del gran clásico. El técnico, su cuerpo auxiliar y el núcleo duro del vestuario ya lo advirtieron hace unos días al resto de la plantilla. Se está convencido que la mejor manera de preparar el encuentro frente al Real Madrid no es otra que la de afrontarlo como uno más, sin excepciones ni excentricidades que contribuyan a caldear los ánimos de un entorno ávido de todo tipo de polémicas.

La disputa del compromiso de Champions League frente al Panathinaikos en Atenas ha facilitado enormemente las cosas. Guardiola ha definido su plan de trabajo y éste no diferirá lo más mínimo del llevado a cabo en jornadas precedentes. El gran clásico frente al Real Madrid sólo se preparará con cuatro entrenamientos, incluyendo la leve sesión de trabajo del mismo día del partido. La plantilla gozará de una jornada festiva el jueves, tras su retorno de Grecia. Sí habrá trabajo específico el viernes, sábado, domingo y la matinal del lunes.

Pero lo verdaderamente importante a estas alturas de temporada es encarar el primero de los grandes duelos ligueros inmersos en la rutina. La arenga ya clásica recordando la necesidad de eludir declaraciones y comentarios susceptibles de ser mal interpretados o manipulados desde Madrid ha calado hondo y nadie ha entrado al trapo. Entrevistas contadas y todas dirigidas únicamente al Panathinaikos. Lo primero es lo primero.

Con esta filosofía, más los excelentes resultados cosechados en las últimas jornadas, todo resulta mucho más fácil. El técnico, los jugadores e incluso la directiva han podido abstraerse de las múltiples provocaciones procedentes del Madrid y su entorno. Nadie ha ‘picado’ hasta el momento y no se presume que nadie lo haga a su regreso del viaje de Champions League. La lección está bien aprendida. El Real Madrid, por mucho que quiera, no entra en la agenda del vestuario culé. El partido queda aplazado hasta el viernes. Primero es el Panathinaikos... y luego un bien merecido día de fiesta. El viernes ya es otra cuestión muy distinta.

En el fondo todo es muy sencillo. El equipo anda bien, ha recuperado su efectividad goleadora y, salvo la lesión de Milito, afronta este tramo de temporada exhibiendo una plenitud física importante. Son argumentos más que suficientes para evitar preocupaciones innecesarias y variar lo más mínimo el comportamiento normal del colectivo. Vayan por delante dos detalles que destilan el ambiente que impregna al Camp Nou. Pep Guardiola y Carles Puyol, entrenador y capitán de la primera plantilla, han confirmado su intención de acudir a las urnas para ejercer su derecho a participar en las elecciones al Parlament de Catalunya del próximo domingo día 28.

Y es que no hay obstáculo alguno para no visitar los colegios electorales. Los técnicos han programado sesión de trabajo... y todos a casa a disfrutar de sus respectivas familias. Es decir, nada de concentraciones. Las reclusiones en los hoteles en las jornadas previas están descartadas en la Liga y el Madrid no tiene porqué ser una excepción. Así se cumplirá.

Guardiola y Zubizarreta también han hecho llegar su mensaje a la junta directiva. Se trata por todos los medios de seguir una misma línea de actuación. El Panathinaikos manda a día de hoy y el Madrid no acaparará protagonismo alguno hasta el próximo viernes.

La tranquilidad debe imponerse en todos los estamentos del club. Se está convencido que la presión de los medios será brutal y que se tratará de plantear el partido como una gran batalla en la que el Real Madrid intentará abordar la hegemonía azulgrana implantada a lo largo y ancho de las últimas temporadas. Poco menos que un partido a vida o muerte desde la perspectiva blanca.

Para el Barça, en noviembre y bien posicionado en la Champions no existen partidos dramáticos. Dentro del vestuario azulgrana Guardiola no quiere ni el más mínimo hueco para la presión o la angustia. El equipo ha dado sobradas muestras de su capacidad y el enfrentamiento ante el renacido conjunto de Mourinho no debe ser más que otro test, por supuesto de enorme nivel, pero al fin y al cabo sólo pondrá en juego tres puntos. Las presiones y los agobios se sitúan a 600 kilómetros del Camp Nou y no deben coger el puente aéreo.

Pep tiene claro que la plantilla está madura y se ajustará al manual. No habrá deslices que proporcionen la carnaza anhelada en la capital.

Fuente
Responder este tema


Descubre otros temas relacionados
¿Te gusta este tema? Compartí ahora!

©2014 nocturnar.com