Estás en:

Corte de uñas en gatos

Es bien sabido que afilarse las uñas es un comportamiento natural en los gatos , y que éstos pueden verse indefensos ante cualquier ataque si carecen de ellas. El daño que provoca un gato a los muebles de la casa al usarlos como rascadores pueden minimizarse mediante un recorte periódico de uñas, con la colocación de " cubiertas " de plástico en cada una o tratando de modificar la conducta del gato ofreciéndole un objeto específico para afilar sus uñas (rascador) .- Uñas Postizas: En los últimos años aparecieron las uñas postizas para gatos . Se trata de cubiertas de
05/03/08 17:01 hs
1 Corte de uñas en gatos
Es bien sabido que afilarse las uñas es un comportamiento natural en los gatos, y que éstos pueden verse indefensos ante cualquier ataque si carecen de ellas. El daño que provoca un gato a los muebles de la casa al usarlos como rascadores pueden minimizarse mediante un recorte periódico de uñas, con la colocación de "cubiertas" de plástico en cada una o tratando de modificar la conducta del gato ofreciéndole un objeto específico para afilar sus uñas (rascador).-



Uñas Postizas:

En los últimos años aparecieron las uñas postizas para gatos. Se trata de cubiertas de plástico que son colocadas en cada uña y que se fijan con pegamento. Las puntas son redondas, por lo que el gato no podrá dañar ningún tipo de superficie al tratar de afilarse las uñas. Es un procedimiento muy sencillo que puede llevar a cabo el propietario, hay de distintos tamaños para que se ajusten perfectamente a la uña del gato. La desventaja es reemplazarlas de manera periódica, de acuerdo al desgaste que tiene el material, y también porque se despegan al crecer la uña.-


Corte de uñas

La mayoría de las personas efectuamos un recorte periódico de las uñas de nuestros gatos. Es importante hacerlo justo donde la uña comienza a curvarse, ya que si lo hacemos más abajo de este punto, podríamos cortar una pequeña vena, lo que lastimaría al gato y haría que sangre. De cualquier modo, si la uña comienza a sangrar, puede colocarse un pequeño trozo de jabón de barra haciendo presión para que deje de sangrar. Este recorte debe hacerse cada vez que el gato lo necesite, más o menos toma alrededor de una semana a 10 días para que la uña vuelva a crecer. Si tienes dudas acerca de dónde cortar exactamente las uñas de tu gato, "no lo hagas" y consulta con tu médico médico veterinario de confianza para no cometer errores.


Modificar la conducta de rascado

Los etólogos (profesionales que estudian el comportamiento de los animales) creen que el hecho de que los gatos se afilen las uñas en diferentes objetos, es un comportamiento natural e instintivo; es una manera de dejar "marcas" visibles para otros gatos y al mismo tiempo, atraer su atención. Un gato puede demostrar que está contento al afilarse las uñas; de hecho se debe alentar al gato a que lo haga, pero dado que es muy probable que el gato no distinga un tronco de un sofá o una cama para estos fines, es importante hacerle ver a dónde está permitido que realice este tipo de comportamiento y donde no.

La solución ideal (pero difícil) consiste en tratar de modificar la conducta del gato. Se lo debe educar para que se afile las uñas en algún rascador especial (cubierto de madera, alfombra o de cuerda). Se pueden conseguir los rascadores de este tipo en cualquier tienda de mascotas. Los precios son variables, y dependen del material y del tamaño. Se trata de premiar al gato cada vez que lo utilice correctamente, y reprenderlo cuando intente afilarse las uñas en cualquier otro lugar no adecuado. Para corregir los errores se pueden utilizar "spray con feromonas o sustancia con olor desagradable" que mantienes alejado al gato del área que fue rociada. Esto puede ayudar a modificar la conducta del gato de manera más rápida. Otra opción es rociar al gato con una pistola de juguete o un rociador con agua cada vez que intente afilarse las uñas en el sofá de la sala o en cualquier otro mueble que no queremos que dañe.

Alternativas NO recomendadas que van cayendo en desuso:
Existen procedimientos quirúrgicos antiguos como la oniquectomía o la desungulación que consisten en amputar parte del dedo del gato, específicamente la última falange; pero este procedimiento puede ser muy doloroso y puede llegar a provocar claudicación permanente (cojera de alguna de las patas), o deformaciones si no se retiró completamente la última falange y la uña sigue creciendo de manera irregular, con infecciones recurrentes y, obviamente, el gato queda en desventaja ante posibles atacantes, ya que no puede defenderse y ni siquiera es capaz de trepar a un árbol. No es aconsejable.-

Otro procedimiento quirúrgico es la Tendectomía (cortar los tendones). Esta alternativa consiste en hacer una pequeña incisión por debajo de cada dedo y cortar el tendón digital flexor profundo, que sirve para "sacar las uñas" cuando el gato lo necesita. Al cortar este tendón, las uñas se mantienen "guardadas". Con esta cirugía igual es necesario seguir cortando las uñas en forma periódica, ya que aunque el gato no podrá sacarlas a voluntad, la uña sigue creciendo e inclusive puede llegar a crecer lo suficiente como para enterrarse en el cojinete plantal al irse curveando.
No es aconsejable.-

No podemos decir cuál de todos estos métodos es el mejor para cada gato. Solo tratamos de mostrar las ventajas y desventajas de cada uno para que pueda elegir con el consejo personalizado de su clínico cuál es el mejor.
Tema Cerrado


Descubre otros temas relacionados
El Trivial de la Corte - Literatura
¿Te gusta este tema? Compartí ahora!

©2014 nocturnar.com